LO ÚLTIMO - Pedro Castillo superaría a Keiko Fujimori en la segunda vuelta, según Ipsos Perú

Van 163 mujeres asesinadas y solo hay dos sentenciados

Óscar Chumpitaz

ochumpi

Condenados. César Donayre Altamirano y Luis Torres Mendoza son los únicos feminicidas sentenciados este año. Foto: composición La República
Condenados. César Donayre Altamirano y Luis Torres Mendoza son los únicos feminicidas sentenciados este año. Foto: composición La República

Este año. César Donayre Altamirano y Luis Torres Mendoza han sido condenados a 20 y 30 años de prisión por feminicidio. Hay fallas en la justicia, dice Defensoría del Pueblo.

Cinco días después de cometer el primer feminicidio del año en Arequipa, rodeado de policías y ante un fiscal, César Donayre Altamirano se derrumbó, comenzó a llorar y confesó el crimen.

En su relato, el criminal apuntó que había discutido con su pareja, R. A. M. G. (38), y luego la asesinó y huyó.

Días más tarde, se entregó acompañado de su abogado. Donayre se convirtió así en el primer condenado del año por tan grave delito. Recibió la pena de 20 años de cárcel.

Siete días después del horrendo episodio en Arequipa, otro feminicidio estremeció el país. “Ella no merecía morir así”, dijo entre sollozos el ciudadano venezolano Luis David Torres Mendoza, de 26 años, al confesar que asesinó a su expareja en su casa de Lambayeque.

El Cuarto Juzgado Penal de Investigación Preparatoria de Chiclayo dictó para él 30 años de prisión, acusándolo del delito de feminicidio en agravio de su exconviviente A. J. G. A., de 48 años de edad.

Ella solo le había pedido que se retire de la casa por no asumir ninguna responsabilidad y porque se dedicaba a consumir drogas y alcohol con el dinero que le robaba.

Más de 160 asesinatos

Estas son las dos únicas sentencias dictadas en lo que va del 2020, pese a que del 1 de enero al 31 de octubre se han cometido en el país un total de 114 feminicidios y 49 muertes violentas contra mujeres, según la Defensoría del Pueblo.

Durante el mes de octubre hubo 12 feminicidios, 16 en setiembre y 10 en agosto. Y durante el estado de emergencia (16 de marzo al 31 de octubre) se registraron 77 feminicidios y durante la inmovilización social (16 de marzo al 30 de junio) se reportaron 32 casos.

Sin embargo, al trazar un mapa de los casos se comprueba que este año tampoco existe un mismo criterio en los jueces a la hora de tipificar los feminicidios. Pasó también en 2019.

“Tenemos buenas leyes pero grandes fallas de la justicia. Si una mujer denuncia y logra una prohibición de acercamiento y el hombre no es sancionado, el mensaje es malo. Por eso hay un alto porcentaje de mujeres que no denuncia, porque no confía”, manifiesta el abogado Mario Amoretti.

Enfoque de género

Eliana Revollar, representante de la Defensoría del Pueblo, sostiene que “si no hay un enfoque de género, las víctimas terminan responsabilizadas por la violencia que sufren y se les excluye del sistema de atención”.

Indica que es importante que cuando una mujer se acerca a la comisaría a denunciar a su agresor, llene una ficha de valoración de riesgo. Esta información es relevante porque el año pasado la cifra de feminicidios (168) fue la más alta de los últimos 10 años.

Revollar califica al feminicidio como una pandemia y sostiene que los esfuerzos que haga el Estado no la va a parar si no existe también un compromiso de las propias familias y de la sociedad.

Pena de cadena perpetua a policía tardó 18 meses

El 8 de marzo, la Sala Penal Permanente de la Corte Superior de Lima Sur condenó a cadena perpetua al expolicía Sergio Román Quispe Yupanqui, por el feminicidio en agravio de su esposa C. C. C.

El crimen ocurrió el 30 de setiembre del 2018 cuando el efectivo acabó con la vida de su pareja de dos balazos, en el mercado Villa Las Palmas, en Lurín.

El colegiado señaló que los disparos son manifestaciones concretas de la voluntad criminal de matar, “pero hacerlo en la cabeza y corazón como sucedió con C. C. C. son expresiones inequívocas de la voluntad de Quispe Yupanqui”.

“La violencia ejercida contra la víctima constituyen el dolo de matar a su cónyuge, por su condición de mujer”, agrega el fallo.