Isabel Fernández, la técnica del INS que ha tomado más de 1.000 pruebas moleculares

Sociedad LR

larepublica_pe

La técnica de laboratorio pidió a la población no tenerle miedo a la prueba molecular. Foto: Minsa
La técnica de laboratorio pidió a la población no tenerle miedo a la prueba molecular. Foto: Minsa

La laboratorista fue la encargada de atender al primer paciente con COVID-19 en el Perú.

A través de un comunicado, el Instituto Nacional de Salud reconoció la ardua labor que viene realizando Isabel Fernández, técnica de laboratorio de dicho nosocomio desde inicios de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Según el Ministerio de Salud, Fernández viene tomando más de 1.000 pruebas moleculares a las diferentes personas que requieren saber si son portadoras o no de la COVID-19. Asimismo, ella reconoce que su trabajo representa un alto riesgo para su salud, sin embargo, refiere que gracias a que sigue todos los protocolos de bioseguridad aún no se ha infectado.

“Cuando empezó la pandemia, había mucho temor por parte del personal de salud para hacer los hisopados nasofaríngeos, yo también escuchaba información que venía del extranjero a cada momento. Estábamos así hasta que me proponen tomar la primera muestra de COVID-19 en el país, me preocupé, pero inmediatamente dije ‘yo misma soy’ porque he elegido esta vocación para salvar vidas, así que me capacitaron”, relató

En la actualidad, Isabel es una experta en la introducción del largo hisopo en la nariz y faringe de las personas. Con esa destreza que solo da la experiencia, ella lleva el palito con extremos de algodón hasta lo más hondo de las fosas nasales y paredes faríngeas, causando la menor molestia posible.

“Desde que empieza el procedimiento, voy entrenando al paciente para que no tenga miedo o le pierda temor a la prueba. Mi estrategia es hablarle para que la exploración con movimientos rotatorios acabe rápido y sin mayores inconvenientes”, detalló

Pero su trabajo no termina allí, debe asegurarse de la óptima conservación y el traslado de las muestras biológicas, las mismas que deben cumplir con la Norma Técnica de Salud sobre Preparación, Embalaje y Documentación para el Transporte Seguro de Sustancias.

Finalmente, la laboratorista señaló que ella está capacitada para este tipo de trabajo riesgoso y que lo hace para salvar vidas y porque es su vocación.