COVID-19 atacó más a población con educación básica en Arequipa

Wilder Pari

Las personas con formación básica regular tienen menos oportunidades de un trabajo estable. Foto: La República.
Las personas con formación básica regular tienen menos oportunidades de un trabajo estable. Foto: La República.

Realidad. Siempre hubo una brecha en los fallecimientos por el nivel de instrucción. Sin embargo, en la pandemia la diferencia se agudizó. Más personas sin estudios superiores perecieron.

La idea de que la COVID-19, era un virus que atacaba por igual a todos, no es tan certera en el Perú y en Arequipa. La estadística señala que las principales víctimas mortales durante la pandemia, fueron las personas sin estudios superiores. Aunque siempre existió una brecha, esta se incrementó durante la emergencia sanitaria (ver infografía).

Según el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef), hasta antes de la pandemia, en Arequipa la relación de fallecimientos entre la gente con estudios superiores e instrucción básica regular, era de 4 a 1. Esta cifra, se condice con la proporción minoritaria de peruanos con formación en institutos o universidades (cerca del 34%). Sin embargo, la diferencia se agudizó en la emergencia. Entre junio y agosto, los meses más críticos de Arequipa, las muertes por toda causa en personas con primaria o secundaria, llegó a sextuplicar al otro grupo.

El director de Infectología de EsSalud, Mario Cornejo sostiene que las personas con formación básica regular, tienen menos oportunidades de un trabajo estable, por tanto, un seguro de salud público o privado les será esquivo. Dicha condición también incidiría en el acceso a información de calidad para afrontar la pandemia.

El galeno añade que este grupo también quedó desprotegido económicamente con el inicio de la cuarentena. Por ejemplo, las personas con condiciones de riesgo, pero con trabajo estable, pudieron seguir en casa y percibiendo su sueldo, ya sea laborando o con permiso. Mientras que otro sector, tuvo que salir a la calle para ganarse el sustento, incluso si tenían factores de riesgo. Si enfermaban durante el pico del brote, su única alternativa era un hospital público, entonces colapsado.

Ante una eventual segunda ola, queda la interrogante si disminuirá la vulnerabilidad de las personas con menor formación y posibilidades económicas.

Semana para el análisis

Cornejo informó que durante la última semana, los contagios se mantuvieron estables, salvo el viernes, donde se notó un ligero aumento en el área de triaje del hospital EsSalud Carlos Alberto Seguin Escobedo. Precisa que aún no puede asegurarse que sea señal de repunte, deberá analizarse la situación de los próximos días.

Mientras, las cifras oficiales de la Gerencia Regional de Salud (Geresa), refieren que el descenso es sostenido. Por ejemplo, la tasa de positividad promedio de la última semana fue de 6.8%, mientras que la semana ante pasada, era de 9%.

En las últimas 24 horas, se detectaron 190 nuevos casos de coronavirus en la región, aumentando la cifra total de contagios a 137.740, de la cual, 130.917 están recuperados. Mientras que en el último día no se reportaron fallecidos, manteniendo el número de víctimas confirmadas en 2 mil 234.

info muertos