La peruana Mary Mescco desapareció hace dos meses en México

Óscar Chumpitaz

ochumpi

Ella es. Mary Lucero viajó para recuperar la tutela de su hija. Foto: Difusión
Ella es. Mary Lucero viajó para recuperar la tutela de su hija. Foto: Difusión

Van 70 días. Mary Mescco Molina viajó a ese país para recuperar la custodia de su hija y desde el 13 de agosto no se sabe nada de ella ni de otros dos compatriotas.

El rostro de una joven cusqueña de 25 años llamada Mary Lucero Mescco Molina, desaparecida desde el pasado 13 de agosto, llena por estos días espacios en los informativos en México y la noticia de su misteriosa desaparición se ha convertido en una de las más seguidas en ese país, y ahora también en Perú.

Cronologías sobre el suceso, reconstrucciones de sus últimas horas antes de desaparecer y una veintena de hipótesis y datos truculentos sobre ella y su entorno es uno de los temas más abordados.

Mary Lucero viajó a México en agosto del año pasado con la misión de recuperar la patria potestad de su hija. Primero llegó a Ecatepec, Estado de México, y después viajó de paseo a Guadalajara, Jalisco.

Sin embargo, desde hace 70 días nadie sabe nada de ella ni de otros dos peruanos y un mexicano que estuvieron con nuestra compatriota. Todos fueron vistos por última vez en Atotonilco El Grande.

Su hermana Cielo y el resto de la familia están convencidos de que su desaparición no es voluntaria. Por eso insisten en la necesidad de seguirla buscando. También piden la intervención del Gobierno peruano, pues se quejan de la falta de apoyo en México.

Asegura que por terceras personas se enteraron de que Mary y sus acompañantes fueron llevados a una agencia del Ministerio Público en Atotonilco, donde les pidieron 60.000 pesos para liberarlos.

¿Estuvo secuestrada?

Mary Lucero estudiaba cocina, pero abandonó todo para viajar a la capital mexicana y pelear por la custodia de su hija.

A los 16 días de su desaparición, la actual pareja de Mescco llamó a Cielo y le dijo que había sido secuestrada y que estaban pidiendo 250.000 pesos de rescate. Según la fiscalía de Jalisco, el hombre se ofreció a negociar con los secuestradores, pero después de hacer los pagos la familia perdió contacto con él.

El 28 de agosto se presentó una denuncia en el Perú. Tres días después, el cónsul peruano en Guadalajara, Alejandro Malacara, aclaró a la Fiscalía de Jalisco que las primeras informaciones eran falsas, presentó nuevas denuncias y facilitó el contacto entre los familiares y las autoridades mexicanas.

Desaparición: últimas noticias: