Coronavirus segó la vida de 14 médicos en hospitales de la región Puno

07 Oct 2020 | 6:50 h
Los médicos caídos en la batalla contra el COVID-19 fueron despedidos con honores por el sector salud en Puno.
Los médicos caídos en la batalla contra el COVID-19 fueron despedidos con honores por el sector salud en Puno.

Decesos por COVID-19. Los héroes de bata blanca fallecieron porque tenían comorbilidad y por complicaciones pulmonares. La mayoría contrajo el virus en los meses críticos de la pandemia.

Liubomir Fernández

El pediatra Henry Zevallos Valdez trabajó durante varios años en el hospital Manuel Núñez Butrón de Puno. Los usuarios de este servicio aún preguntan por él. Trabajadores administrativos y médicos tienen las mejores referencias de su trabajo. No menos reconocido es Lucio Rodríguez Melo, neurólogo del hospital III de EsSalud Puno.

Los dos profesionales de la medicina perdieron la vida por complicaciones en su salud tras dar positivo a la COVID-19. Igual que ellos, otros doce galenos perdieron la vida a causa del virus. Pese a que se hicieron todos los esfuerzos -que incluyó el traslado a Lima-, fue imposible salvarles la vida.

PUEDES VER: Puno: madre recogió la colegiatura de su hijo médico que falleció por la COVID-19

La cifra de médicos fallecidos con COVID-19 coloca a Puno como la cuarta región con el mayor número de galenos muertos durante la pandemia.

Según el observatorio del Colegio Médico del Perú, Lima ocupa el primer lugar con 78 defunciones. Le siguen Arequipa (29) y Loreto (18). El decano del Colegio Médico, Vidmar Mengoa Herrera, aseguró que la cifra de muertos deja muchas lecciones. Explicó que algunas muertes eran inevitables porque los galenos estuvieron en el primer frente de batalla contra el virus de Wuhan.

Uno de los factores que jugó en contra es que algunos médicos tenían males prevalentes, aunque la mayoría desarrolló principalmente complicaciones pulmonares por la COVID-19.

Los otros médicos

Vidmar Mengoa también habló acerca de la aseveración del director de la Red San Román, Enrique Sotomayor Perales, quien señaló que sus colegas mayores de edad vulnerables, no se contagiaron atendiendo al público. Dejó entrever que sus colegas del hospital Carlos Monge Medrano, sufrieron la consecuencia de trabajar en sus clínicas particulares y acentuó la idea de que en vez de atender al público prefirieron el negocio médico privado.

El caso fue un escándalo y el Ministerio Público inició una investigación al respecto.

Vidmar Mengoa dijo que no podía dar fe de esa afirmación, porque no se ha registrado ninguna denuncia formal. Tampoco se intervino a nadie que pidió permiso a su centro de trabajo.

“Se podrá decir muchas cosas. A diferencia de Arequipa y otras regiones, acá no ha habido intervención flagrante sacándole la vuelta a la ley. Tampoco los usuarios asentaron alguna denuncia al respecto. Yo no puedo pronunciarme por algo que formalmente no existe. Si hubiera habido un caso habríamos sentado posición determinante”, dijo.

Contratados atendieron a los pacientes

El director del hospital Manuel Núñez de Puno, Eduardo Laura Mamani, dijo que durante los meses más críticos de la pandemia fueron los médicos contratados y, una parte de la plana de nombrados, atendieron a los pacientes con COVID.

Este sanatorio fue el que más problemas afrontó debido a la alta demanda de pacientes. Las enfermeras no se dieron abasto y se vieron obligadas a protestar. No menos dramático fue el panorama en el hospital III de EsSalud.

Puno, últimas noticias: