Nuestra otra cordillera

05 Oct 2020 | 10:27 h

“Esta maravilla desconocida para la mayoría de peruanos, se llama La Dorsal de Nasca, y a diferencia de otras cordilleras submarinas del mundo, se encuentra a gran profundidad”.

Eduardo Ugarte y Chocano

Periodista

¿Se imagina una cordillera de mil kilómetros de largo, 200 de ancho, con una profundidad entre mil 500 y cuatro mil kilómetros en nuestro suelo marino ocupando la misma superficie que tiene nuestra región? Difícil de imaginar sin pensarla como si fueran los Andes sumergidos. Sin embargo esta es una realidad geográfica que queda a 105 kilómetros de la costa de Ica, ocupando tan solo el 7,3% de nuestra superficie marina.

Esta maravilla desconocida para la mayoría de peruanos, se llama La Dorsal de Nasca, y a diferencia de otras cordilleras submarinas del mundo, se encuentra a gran profundidad, producto de violenta emergencia volcánica de hace 30 millones de años, y así como nuestros tres volcanes y los cañones del Colca y Cotahuasi, cráteres, terrazas y cuevas, presenta un paisaje irregular y único de enorme significado ecológico, pues tiene “12 especies de importancia comercial, tales como la pota, perico, bonito, jurel, tiburón azul, pez espada, atún aleta amarilla y caballa, entre otras.”

PUEDES VER: Lo legal y lo humanitario

Pero, considerando no el aspecto comercial sino patrimonial, el presidente Martín Vizcarra ha anunciado en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad, y como una: “Acción urgente sobre la biodiversidad para el desarrollo sostenible”, la creación de la Reserva Nacional Dorsal de Nasca (RNDN) que se hará efectiva este año, pues ya se encuentra en su tercera etapa, la de socialización. Tratándose de una reserva natural se protegerán los ecosistemas no explorados y que son únicos y libres de intervención del hombre. La RNDN tendrá una zonificación vertical en la que se ubicará la distribución de especies a diferentes profundidades, la zona mínima de oxígeno, y el uso de las artes de pesca, así no se afectará esta actividad.

Colofón. Este gran paso hacia la protección y conservación de nuestro patrimonio NATURAL submarino, nos inspira a pedir que el Perú suscriba la Convención sobre la Protección del Patrimonio CULTURAL Subacuático 2001 de la Unesco, antes de que cumpla 20 años sin nuestra presencia.

Video Recomendado

Lazy loaded component