Empleadas domésticas perdieron sus trabajos en Tacna y Arica a causa de la pandemia

Más del 50% de ellas hoy se dedican a la venta ambulatoria de mascarillas, protectores faciales, lentes o alcohol. Dirigente resalta la importancia de la nueva ley que las ampara.

Cambio. Ante la pérdida de sus empleos, trabajadoras del hogar han optado por el comercio ambulatorio de mascarillas. Foto: La República
Cambio. Ante la pérdida de sus empleos, trabajadoras del hogar han optado por el comercio ambulatorio de mascarillas. Foto: La República

La representante del gremio de Trabajadoras del Hogar en Tacna, Paulina Condori Larico (55), advirtió que más de la mitad de las empleadas dedicadas a labores doméstica han perdido sus empleos a causa de la pandemia por la COVID-19.

Contó que las más afectadas son las mujeres que laboraban en Arica, quienes, con el cierre de fronteras y la crisis de empleo en Chile, han perdido su mercado laboral.

La misma Condori, en la actualidad, se dedica a la venta ambulante de mascarillas debido a que fue cesada en su último puesto de trabajo. Insiste en que a varias de sus compañeras no les ha quedado más remedio que ser ambulantes que ahora venden protectores faciales y alcohol. “Tenemos que salir a las calles porque se nos han cerrado las oportunidades y no hemos recibido ayuda.”, dijo la dirigente.

PUEDES VER: Colegio de Economistas advierte que Tacna tendría alta recesión tras la pandemia

El último sábado, el Congreso de la República aprobó la Ley de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar, que establece que este grupo no podrá recibir sueldos inferiores a la remuneración mínima vital, y contará con gratificaciones y vacaciones. La norma ha sido criticada en redes sociales al expresar que las familias de clase media no podrán pagar estos montos y que debería ser el Estado quien asuma en parte los beneficios de los trabajadores del hogar.

Condori señaló que era necesario el reconocimiento de los derechos laborales de las trabajadoras, pero también entiende el temor de las familias respecto a los nuevos gastos que deberán asumir. Sostiene que el fin de la norma es mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres y varones que se dedican a esta actividad. Recuerda que en el pasado hubo mucha explotación y maltrato contra ellas.

“Yo llegué siendo una niña a Tacna, trabajaba todo el día, sin sueldo, solo me daban comida y una cama. Superé esa explotación y he logrado salir adelante, pero para que esas cosas no se repitan necesitamos estar unidas y fortalecidas con una ley que nos ampare”, concluyó.

Tacna, últimas noticias: