Papas fritas en cono: el exitoso emprendimiento que conquistó el Centro de Lima

31 Ago 2020 | 13:32 h
Los conos de papas fritas. El producto estrella de Papas Queens. (Foto: Rosa Garibay)
Los conos de papas fritas. El producto estrella de Papas Queens. (Foto: Rosa Garibay)

Uno de los negocios de comida rápida del Centro de Lima, que sobresalía del resto por la cantidad de clientes esperando sus productos, es Papas Queens. Este emprendimiento está camino a volverse una franquicia.

Por: Xavier Alvarado

Desde su inauguración, Papas Queens tuvo un imparable ascenso en el competitivo mercado gastronómico nacional. Este emprendimiento de papas fritas se convirtió en uno de los lugares favoritos de quienes visitaban el Centro de Lima. Ahora, con un segundo local en Chorrillos, está camino a volverse una franquicia.

Esta no es una crónica más de emprendimiento, ni otro recetario mágico para obtener el éxito. Este es el sabor de la persistencia.

El primer local ‘solo para llevar’

Quienes caminaron alguna vez por jirón Belén, a una cuadra de la céntrica Plaza San Martín, durante los últimos meses de la ‘vieja normalidad’ recordarán que uno de los negocios de comida sobresalía del resto por la cantidad de personas atestadas esperando por hacer sus pedidos o recibirlos.

PUEDES VER ¿Cómo lograr que emprendimientos despeguen con éxito en pandemia?

Una repentina alta demanda que significó el súbito éxito para Papas Queens, pero que también fue su primer gran reto. Este negocio de comida rápida de papas nativas fritas que ofrecía solo una atención de recojo en local, actualmente ya tiene dos espacios para recibir a sus comensales con todos los protocolos de bioseguridad.

El cono, producto estrella

“Los dueños de Papas Queens son dos personas. El señor Christian (Mamani) que es nacional y el señor John (Cano)”, detalla Johan Cano, gerente administrativo del restaurante e hijo de la contraparte colombiana en esta asociación de emprendedores, responsables de cocinar este exitoso negocio desde su concepto hasta su ejecución.

La evolución de Papas Queens en el mercado se dio de una manera tan rápida que la palabra ‘meteórica’ no sería una exageración. Desde su inauguración, las extensas colas ocupaban casi toda la vereda. De pronto, desde mediados de 2019, el centro histórico se vio invadido de personas caminando y comiendo sus conos de papas fritas nativas. El distintivo producto, que incluye pedazos de pollo y bebida, se posicionó por su contenido y su empaque.

PUEDES VER Emprendimientos que se reinventaron durante la pandemia

“La insignia de Papas Queens es el cono. Es lo que más les gusta y es muy llamativo”, dice Johan. Además, aclara que aunque el cono es una idea que ya existe en otros países, los dueños se arriesgaron por traerlo e implementarlo en Perú, un país de comensal exigente y donde la gran costumbre dicta comer en mesa.

“Desde un principio tratamos de vender un concepto innovador y brindar una experiencia exprés a nuestro cliente, porque Lima es una ciudad rápida donde si no te mueves lamentablemente no creces”, apoya el director de marketing, Daniel Gonzáles.

“Nosotros preferimos adaptar y acoplar la comida con la bebida”, redondea Gonzáles, sobre el empaque que ya fue patentado y que al comienzo, admite, le pareció “una locura”, pero en cuya elaboración se esforzó por sacarlo adelante, junto a los dueños, por tres semanas. Una temporada de ensayo y error que en algún momento les costó varias discusiones y hasta un lote de mil unidades inservibles, pero siempre con una sola indicación clara en mente: comer y beber a la vez.

PUEDES VER Pedro Loli incursiona en la venta de ropa tras acabar sus ahorros: “Lleve casera” [VIDEO]

“Es cierto, nosotros importamos la idea de otro país pero teníamos que darle un toque peruano, nacional”, añade. Esto con el fin de que los clientes no solo encuentren un producto importado más, como puede suceder con otros negocios de comida rápida.

La historia del emprendimiento

Al narrar sobre los inicios de la marca, Johan empieza por contar cómo fue la madre de Christian quien permitió costear los estudios de su hijo en el extranjero, donde tuvo contacto directo con el producto que luego trajo.

PUEDES VER Niña de 10 años emprende negocio en Huaraz

“Su madre es empresaria. Ella trabajaba trayendo productos desde China y es por ello que el joven Christian desde muy temprana edad empezó a viajar. Su madre quería que su hijo tuviera estudios y fuera una persona con buena proyección y buena educación”, cuenta.

Es así que Christian Mamani llega a estudiar en Europa. Fue precisamente en Ámsterdam donde vio la manera cómo se consumían papas, por lo que lo asaltaría la idea millonaria. Lo que Christian pensó, según Johan, fue: “Yo vengo de un país donde el producto o la materia prima principal de nuestra economía es la papa. ¿Por qué no aprovecharla al máximo?”.

PUEDES VER Minagri estima siembra de más de 2,1 millones hectáreas de cultivos en campaña agrícola 2020-2021

“En el transcurso de estos viajes fue cuando conoció a John. Él también es empresario. En Colombia, trabajó como administrador en una empresa de comida rápida muy conocida allá (Frisby)”, continúa Johan sobre la etapa en que su padre entraría a escena. Una vez comentada la idea, cruzaron conocimientos y se dieron cuenta que a ambos les gustaba.

“Christian le comenta a John ese concepto y es allí donde se sientan y comienzan a proyectar, a crear la marca que es hoy Papas Queens”, añade sobre el proceso que les tomaría aproximadamente dos años en gestar.

Retos, evolución y crecimiento de la marca

En una segunda etapa, ampliaron el primer local incluyendo bancas. Pero eso no detuvo las grandes aglomeraciones que se seguían formando en el frontis de Papas Queens. Esta situación y la llegada del coronavirus a Perú fueron suficientes motivos para trasladarse a un local más grande.

PUEDES VER El centro peruano que alberga 4.600 cepas de papa en caso de catástrofes [VIDEO]

“Ya no estaba acondicionado”, recuerda Johan, sobre esos días cuando ya recibían quejas por parte de los vecinos. “El tráfico de personas era demasiado. No dejaban pasar por la vereda”, comenta. Aquel crecimiento sería el reto más grande que atravesó la marca.

Para suerte de su asidua clientela, la mudanza fue apenas al lado. A un local donde hasta hace unos años había funcionado un conocido banco.

Otro de los retos fueron de carácter más técnico, como estandarizar los procesos de elaboración, los tiempos de cocción o la selección de papa con mejores resultados. Asimismo, y de manera más reciente, manejar el traslado al nuevo local estableciendo los respectivos protocolos de bioseguridad.

PUEDES VER COVID-19: Delivery y comercio electrónico, las tendencias del mercado postpandemia

“Hemos ido mejorado día a día, enfocándonos en los tiempos de entrega pero sin dejar de lado la calidad del producto, e innovando siempre”, indica Vivian Guerra, gerenta de calidad.

Papas Queens durante la nueva normalidad

Los tiempos cambian, más cuando una pandemia mundial azota al país. La inmovilización y el distanciamiento social replantearon las reglas del juego para muchas empresas de comida y Papas Queens no fue la excepción.

Mientras Johan ve un panorama tanto positivo como negativo, para Daniel lo más difícil que ha visto en estos días de pandemia ha sido darle la seguridad al cliente para acercarse al local. “Se hace la invitación, pero antes de hacerlo se realiza una previa coordinación con los muchachos en tema de calidad y seguridad sanitaria”, manifiesta.

PUEDES VER Restaurantes continuarán operando por delivery los domingos de setiembre

“El tema de bioseguridad ha sido importante y lo hemos atacado bastante fuerte”, empieza Vivian para reforzar lo dicho por Daniel. Repara en los detalles trabajados para que el comensal se sienta confiado: una persona en la puerta que coloca alcohol, y la norma de distanciamiento social con marcas en bancas y mesas.

“Lima, una ciudad que tiene hambre”: obra social y próxima fundación

Papas Queens quiso crear una fundación solidaria desde sus primeros días, sin embargo, el hecho de ser nuevos en el mercado y no contar con el capital suficiente aplazó la idea. Fue a raíz de la coyuntura, por el brote de la pandemia del coronavirus, que se retomó el proyecto.

PUEDES VER Grupo de Trabajo Multisectorial propone ampliar aforo de restaurantes y anular toque de queda los domingos

Daniel veía la necesidad diaria de personas sin recursos en las calles, por lo que ahora les regalan productos. “De alguna manera nosotros tratamos de honrar esa valentía, esas ganas de seguir viviendo, esas ganas de seguir adelante de las personas mayores, de las madres con hijos”, sostiene Gonzáles.

“No nos alejemos de la realidad. Lima no es Europa, como lo quieren vender quizás algunos influencers. Lima es una ciudad muy necesitada. Una ciudad que de verdad tiene hambre. Tiene ganas de ser escuchada. Lima es una ciudad oprimida desde tiempos inmemoriales”, opina, agregando que no buscan darle grandezas pero sí gestos de aliento.

PUEDES VER Los 100 años del Queirolo, el restobar con síntomas de inmortalidad

Uno de estos gestos sucedió hace unos meses, cuando a través de la Municipalidad de Lima, apoyaron a los damnificados de un reciente siniestro en Lima Cercado. Este programa de responsabilidad social, con miras a convertirse en fundación y abarcar otros distritos, también se ciñe a las medidas de bioseguridad para evitar posibles contagios.

Manejo de la competencia y el éxito

Una de las señales inequívocas del éxito es la competencia y el gerente de este restaurante cree que han sabido manejarla con tino. “La palabra competencia a mi punto de vista es una palabra muy bonita, porque gracias a ella hoy por hoy las empresas son lo que son. O te estancas y quiebras, o evolucionas y trasciendes”, comenta Johan, siendo consciente que es lo que más les ha ayudado a crecer.

“El saber que hay competencia significa para nosotros que estamos gustando, el producto gusta, el empaque gusta. Hay que seguir haciéndolo”, agrega.

PUEDES VER Restaurante Haití desmiente el cierre definitivo de su local mediante una publicación en Facebook

“El éxito es insistir y persistir y ante todo enamorarte de un proyecto que tienes y ejecutarlo sin importar el qué”, opina Johan, mientras anima al resto de emprendedores que tienen alguna idea que les quita el sueño, tal y como les pasó alguna vez a Christian y John, quienes no se detuvieron hasta ser los dueños de uno de los restaurantes nacionales de comida rápida más importantes en la actualidad.