¿Cómo es la nueva ‘ciclovía’ de San Isidro? Así es el recorrido de la cuestionada obra del ‘Puente de la Amistad’ [VIDEO]

Jose  de Paz Pickman

jozestereo

29 Ago 2020 | 16:08 h
La nueva ciclosenda de San Isidro despertó las críticas de vecinos y usuarios en redes sociales por sus características. Foto: Composición La República
La nueva ciclosenda de San Isidro despertó las críticas de vecinos y usuarios en redes sociales por sus características. Foto: Composición La República

Conoce cómo es conducir por la ’ciclosenda ecoamigable’ de San Isidro, la cual generó opiniones divididas sobre su diseño y su utilidad para los ciclistas de Lima.

El pasado viernes 14 de agosto se puso fin de manera oficial a un conflicto que tuvo -literalmente- divididos a dos distritos de Lima. Luego de varios meses de controversia con su par de Miraflores, la Municipalidad de San Isidro inauguró las obras que le correspondía del ‘Puente de la amistad’ y que comprenden una plazoleta, un espacio recreativo denominado ’Parque Bicentenario’ y una vía ’ecológica’ para ciclistas al borde del malecón.

Esto último es uno de los aspectos más esperados y a la vez polémicos del proyecto, no solo porque -meses atrás- la gestión sanisidrina inauguró una ciclovía sin rumbo que desembocaba en la avenida Del Ejército, sino también porque despertó críticas entre algunos vecinos y usuarios en redes sociales por su diseño. Por ello, un equipo de La República cogió la bicicleta para recorrer este tramo ciclovial, a fin de comprobar ese y otros aspectos más.

PUEDES VER: Luego de 38 días, San Isidro inaugura tramo de ciclovía que completa el Puente de la Amistad

Este espacio estuvo pensado para ser una ciclovía, incluso fue anunciado por San Isidro como parte de una red de ciclovías. Sin embargo, lo que se entregó a la ciudad es una ciclosenda. La diferencia entre ambas es que la ciclosenda es una vía habilitada para los peatones y para los ciclistas, mientras que la ciclovía es exclusivamente para el tránsito de bicicletas.

Al ingresar a la ciclosenda, tanto si se hace desde el malecón Godofredo García como desde el Puente de la Amistad, salta el primer punto: la estrechez del camino. La mayor parte del camino -en el espacio colindante al malecón- tiene un aproximado de 3 metros de ancho, donde una mitad es para el tránsito de la gente y la otra, para una vía de doble sentido para ciclistas.

ciclosenda san isidro. Foto: Jose de Paz Pickman/La República

Según el Manual de Criterios de Diseño de Infraestructura Ciclo-inclusiva de la Municipalidad de Lima, este metraje es insuficiente para una vía bidireccional ya que, como mínimo, debe tener un ancho de 2,80 metros. Además, el mismo documento indica que toda ciclosenda “se debe planear en entornos con bajo flujo peatonal o que cuenten con el ancho necesario para garantizar la circulación cómoda y segura tanto de ciclistas como de peatones, según lo establecido en el Reglamento Nacional de Edificaciones”.

Por lo tanto, el 1,40 m. de ancho de esta nueva ciclosenda califica mínima y únicamente para ser una vía de un solo sentido.

Medidas recomendadas para la construcción de ciclovías según la MML.

PUEDES VER: ¿Cómo sería la ciclovía ideal?: expertos responden qué nos falta y qué tan factible sería lograrlo
Lazy loaded component

A medida que avanzamos podemos ver al personal municipal pidiéndole a los ciclistas que reduzcan la velocidad, sobre todo en las curvas más pronunciadas. En el recorrido detectamos al menos cuatro ‘puntos ciegos’ en los que se debe tener mucho cuidado de no manejar muy rápido ante el riesgo de provocar un accidente.

ciclosenda san isidro. Foto: Jose de Paz Pickman/La República

Sobre esto último cabe hacer una comparación con la ciclovía del otro lado del puente, la que bordea el malecón de Miraflores atrás del estadio Bonilla: también fue construida siguiendo el sentido curvo del malecón, al igual que esta ciclosenda, pero con la diferencia que se dejó el espacio suficiente para maniobrar y no incomodar a las personas que caminan en paralelo.

Ese es el gran problema que detectamos en la ciclosenda de San Isidro: su trazo y sus dimensiones dejan muy poco espacio para la maniobrabilidad del ciclista. No caben juntas dos bicicletas en sentido contrario y un peatón, lo que genera que ambos estén en permanente estado de alerta para no chocar entre sí.

ciclosenda miraflores. Foto: Jose de Paz Pickman/La República

ciclosenda san isidro. Foto: Jose de Paz Pickman/La República

En ese sentido, el miembro del colectivo Cicloaxión, Mauricio Zegarra, resaltó que esta disparidad de infraestructuras entre distritos se debe a la falta de una entidad única que regule a las municipalidades a trabajar de manera uniforme. “Toda ciclovía debería estar bajo una sola autoridad, pero la comparación de las dimensiones (de la ciclovía) en Miraflores y cómo se reduce en San Isidro es el claro ejemplo de que cada alcalde hace lo que desea”.

PUEDES VER: Aprueban la implementación de la primera red ciclista en la ciudad de Arequipa

No obstante, y pese a lo anterior, un punto a favor de esta obra es la seguridad. No solo por la presencia de personal municipal, tanto al interior como en los ingresos de la vía, sino porque además la ciclosenda es una alternativa real para evitar conducir por la altamente arriesgada avenida Del Ejército.

avenida del ejercito. Foto: Jose de Paz/La República

Hugo Campodónico, miembro del colectivo Actibicimo, manifestó que si bien esta es una gran ventaja, eso no la convierte en una ruta ideal para transitar. “Es genial llegar a san isidro sin tener que llegar por Del Ejercito, por ese lado la ciclosenda cumple, pero inevitablemente van a haber choques porque el espacio no alcanza, es muy reducido”, señaló.

Otro punto importante es la señalización. Teniendo una vía sinuosa y curva, el municipio demarca -tanto en el suelo como en carteles- que la velocidad máxima es de 10 km/h. O sea, debes conducir lento. Sin embargo, Zegarra enfatizó que esto es dejar la seguridad del público en manos de los propios usuarios: “la seguridad no se debería dejar a la voluntad, se debería hacer que la propia infraestructura y la fiscalización hagan muy difícil que el usuario cometa una infracción, por mas que quiera”.

ciclosenda san isidro. Foto: Jose de Paz Pickman/La República

Luego, la infraestructura de la ciclosenda presenta otros aspectos importantes para ciclistas y transeúntes como: una cicloestación con herramientas, parqueaderos en forma de ‘U invertida’ y algunas bancas de descanso.

Lo llamativo es que una de estas bancas está ubicada justo en medio del carril de bicicletas, lo cual -más allá de buscar una vista bonita del mar- es un peligro latente para un accidente.

ciclosenda san isidro. Foto: Jose de Paz Pickman/La República

PUEDES VER: Ciclovías para una urbe que ya no debe ser la misma

Tanto Zegarra como Campodónico aportaron ideas que podrían ayudar a mejorar la experiencia de los ciclistas por este tramo. “Lo que en realidad tienes que hacer es ampliar el espacio, ganar terreno y darle mayor espacio a los peatones para que estén seguros. Porque, básicamente, le estas diciendo al ciclista que no tiene espacio ahí o se pelee con el peatón, que viene a ser el usuario más vulnerable”, afirmó el representante de Cicloaxión.

Por su parte, el integrante de Actibicimo recomendó al burgomaestre de San Isidro migrar el proyecto al parque contiguo. “El alcalde Cáceres puede solucionarlo muy fácilmente: la ciclosenda puede volverla peatonal al 100% y que abra el Parque Bicentenario para que las bicicletas pasen por ahí: no hay curvas, es una recta que termina saliendo en el mismo lugar que la ciclosenda”, indicó.

Esta es la nueva ciclosenda de San Isidro, una obra muy esperada por los ciclistas y un espacio importante que gana la ciudad, a la cual le faltan mejorar cosas para que sea lo eficiente y útil que merecen todos los limeños.