ONPE - Cómo elegir tu local de votación para las elecciones municipales y regionales FOTOS - Mira las mejores postales del eclipse lunar 2022 en nuestro país

“La telesalud es una herramienta que va a quedarse y tras la pandemia será la más usada”

Las consultas remotas se han convertido en una extensión de la medicina que ayuda evaluar los distintos casos sospechosos de la COVID-19 o de algún otro mal. El especialista Justo Padilla nos cuenta más sobre esta modalidad de atención que ha cobrado mayor protagonismo en la pandemia.

El déficit de especialistas es uno de los problemas a corregir para implementar a futuro la telesalud. (Foto: Gobierno del Perú)
El déficit de especialistas es uno de los problemas a corregir para implementar a futuro la telesalud. (Foto: Gobierno del Perú)
Andi Chero

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que la automedicación no es la mejor opción contra la COVID-19, ante la falta de evidencia científica que demuestre la eficacia de algún medicamento. A esta situación se suma la falta de atención en los distintos establecimientos sanitarios ante una demanda exponencial; por ello, la telesalud surgió como una alternativa para continuar proporcionando tratamiento a los distintos pacientes del país durante y después de la cuarentena.

En el Perú, 400 médicos ya asesoran virtualmente a través de Aliv.io, una plataforma web presente en 13 países de la región. En diálogo con La República, Justo Padilla Ygreda, director médico de dicho espacio cibernético, nos advierte cuáles son los riesgos de automedicarse; así como la importancia de la telemedicina durante pandemia y después de ella.

PUEDES VER Farmacias serán multadas hasta con 8.600 soles por no reportar precios de medicamentos para tratar la Covid-19

¿Qué implica la automedicación?

Por definición es el uso de medicamentos o remedios por iniciativa propia de un paciente donde no existe intervención del personal médico ni de las tres fases: diagnóstico, indicación y supervisión del tratamiento. Lamentablemente en nuestro país es un hábito muy frecuente y trae muchas complicaciones.

Hay quienes sostienen que la automedicación es un primer paso en la atención personal, ¿esto es verdad?

No porque haya medicamentos que se pueden vender libremente sin receta no los hace inofensivos, también tienen sus riesgos. Lo que sucede es que son, de alguna manera, infrecuentes los riesgos que otro tipo de medicamentos. Entonces, si alguien dice que existe una automedicación responsable, creemos que sí se puede decir que existe. Solo cuando se administra medicamentos para síntomas leves como bajar la fiebre, calmar la tos; pero por tiempo muy limitado.

Si es posible considerar una automedicación responsable, ¿por qué existe tanta desinformación de parte de las personas y quiénes son los responsables de la misma?

Es un tema interesante y a la vez muy delicado el papel de los médicos cuando salen a los medios de comunicación al pretender expresar sus propios conceptos. Es mucho mejor brindar un concepto que está demostrado en la medicina.

PUEDES VER Científicos sugieren que un fármaco para el alcoholismo puede ser efectivo contra la COVID-19

¿Qué riesgos implica la automedicación?

Lo que está demostrado es que automedicarse puede traer serios riesgos como agravar las enfermedades, tener efectos adversos o indeseados, intoxicarse, ocultar otros problemas; por ejemplo, el dolor de abdomen es muy frecuente. Algunos pueden tomar algún fármaco y esta calma el dolor, pero puede tratarse al final de una apendicitis que solo la estamos agravando. Finalmente, uno de los problemas más graves y serios de la automedicina es el desarrollo de resistencia al antibiótico. Por eso, automedicarse es muy peligroso.

¿Qué tan importante es que un paciente se encuentre informado acerca de los riesgos de la automedicación?

En mi opinión, la clave para evitar las malas prácticas médicas es ser muy claros con él (paciente) y educarlo; además que pueda informarse bien. No obstante, cuando se entra a Internet se encuentra mucha información médica, millones de indicaciones sobre diferentes enfermedades; el problema es que estos datos son inadecuados. También es importante saber qué fuentes son las que pueden informar.

En este momento la telemedicina puede ser una herramienta muy importante para usar, en una época cuando es muy complicado que el paciente salga de su casa y para los médicos atender por las condiciones en las que se vive. Por eso, en Aliv.io consideramos que es indispensable facilitar el acceso a la salud y facilitar el acceso a la salud es facilitar la información a los pacientes.

¿Cuál es el papel de la telesalud en el marco de la pandemia?

Entre abril y mayo el Estado ha emitido una serie de normas que nos ha puesto al nivel de América del Norte y de Europa porque hasta antes de ellas, solamente se podían realizar teleinterconsulta (la atención por llamada entre dos médicos). Sin embargo, con estas nuevas reglas se permite la consulta remota entre el personal médico y el paciente. Adicionalmente a ello se consiente lo que se denomina la teleorientación, que es básicamente tener una central telefónica para dar asesoría.

El otro aspecto importante es el telemonitoreo que ha sido usado en enfermos con cáncer, diabetes, hipertensión arterial; personas quienes requieren un control quincenal o mensual. Lo mismo se ha estado haciendo con algunos afectados con la COVID-19 aunque hubiera sido ideal que fuera para todos.

PUEDES VER Arequipa llega a 64 mil casos de coronavirus desde que empezó la pandemia

¿Considera que la telemedicina es una solución para “descongestionar” nuestro sistema de salud?

Sin duda. De alguna manera esta pandemia lo que ha hecho es acelerar su uso, porque ya se venía haciendo en el Perú. La definición de telesalud, de acuerdo a la OMS, es básicamente usar las Tecnologías para la Información y Comunicación (TIC) para vencer la distancia.

El Perú es un gran país, cuenta con condiciones geográficas bastante complicadas y pese a que en los últimos años se han incrementado las vías de comunicación, aún seguimos aislados y tenemos el problema de las distancias. A ello se suma el déficit de especialistas que solo están concentrados en dos o tres ciudades. ¿Cómo puede acceder alguien que está en una provincia muy alejada a un cardiólogo-pediatra?

Entonces, la telemedicina es una herramienta que ya la tenemos que va a quedarse y tras la pandemia será la plataforma más usada.

A los inconvenientes antes mencionados, ¿qué otros factores se deben solucionar para implementar la telemedicina a mediano o largo plazo?

Yo diría que hay muchos factores, además de lo antes mencionado, también se suma la importancia de la atención primaria, me refiero a los centros de salud que están por todo el país y al que muy pocas personas acuden, porque muchas veces los padres lo que hacen es ir directo a un hospital, debido a que las postas no están debidamente equipadas o no encuentra al médico que lo pueda atender. Otro componente será la capacitación a los colegas, deberíamos estar bien actualizados. Asimismo, deberíamos ser una fuente de apoyo para los pacientes, debemos de tenerle confianza y comprometernos con ellos.

¿Qué tan accesible será contar con el servicio de Telesalud?

Al inicio fue bastante costoso, pero ahora las plataformas son muy fáciles de manejarse y las estadísticas señalan que probablemente uno de las herramientas más usadas por los peruanos es el teléfono celular. En el Perú, la red dorsal de fibra óptica está completa, entonces acceder a sitios lejanos es una realidad.

¿Qué le diría usted a la ciudadanía para que confíe en la telesalud?

Se considera que el 70 % de las asesorías que se hace por Teleconsulta se puede resolver por video. Hay un grupo de consultas que el médico va a detectar que requiere más información o una mayor evaluación en la que se solicite la presencia física del paciente para que se le practique una tomografía o una radiografía. Este hecho es de enorme valor porque el médico si lo podrá ver y preguntar a través de la webcam. Aquí vemos como la observación, sin decir examinar, nos puede servir.