Rottweilers fueron rescatados durante cuarentena y ahora son miembros de la Brigada Canina

Sociedad LR

Foto: Cortesía/ La República.
Foto: Cortesía/ La República.

En Surco. Los canes, padre e hija, fueron abandonados en plena vía pública. Ellos solo se alimentaban de la comida que algunos vecinos les brindaban.

Un nueva oportunidad para Oso y Osa, dos canes - padre e hija - que fueron abandonados durante la cuarentena. Los dos Rottwailers ahora pertenecen a la Brigada Canina de Surco tras pasar todos los exámenes de rigor.

Ambos perros fueron encontrados, hace varias semanas, deambulando por el jirón Camino Real, cerca al límite con Chorrillos. Ellos solo comían lo que los vecinos le daban. Al indagar que no tenían un propietario, la comuna optó por rescatarlos de las calles.

PUEDES VER SMP: incendio consume local de carpintería y dos perros mueren calcinados

Los brigadistas vieron que tenían potencial para ser elementos de la Gerencia de Seguridad Ciudadana. Tras ser vacunados, desparasitados y bien alimentados, empezaron a entrenar. Hoy ya saben derribar a un delincuente.

“Pasaron terapia psicológica durante la cuarentena. Muchos vecinos temían que íbamos a tirarlos a una playa o a aplicar eutanasia. Ellos fueron resocializados y ahora aportan en cuidar a la comunidad”, explicó Pedro Ramos, veterinario de la Subgerencia de Bienestar Social de Surco.

Cabe mencionar que no es la primera vez que mascotas fueron rescatadas por personal de la comuna. Hace algunas semana, un sereno rescató a gatos recién nacidos abandonados y en menos de un día encontró hogar para ellos.

PUEDES VER Perro conmueve tras subirse al féretro de su dueño que murió por la COVID-19 [VIDEO]

El hecho ocurrió en el cruce de los jirones Anaya y Villa Mercedes, en la asociación del mismo nombre. Al realizar su patrullaje habitual vio una caja cerrada y tirada en el suelo. En ella habían cinco felinos, dos hembras y tres machos.

“Había colocado en mi Facebook que había hallado a los animales. Varios vecinos me escribieron. Cuando volví a mi casa, me ubicaron. Un vecino se quedó con dos”, contó el agente de seguridad Carlos Hinostroza.