¿Quién es Andreas Ludwig, el ‘gurú‘ que promueve dióxido de cloro sin sustento científico?

A pesar de que fue arrestado en el 2012 por promocionar este producto, ahora lo recomienda como "cura" ante la COVID-19. Incluso un grupo parlamentario del Congreso lo invitó a una charla virtual, aunque al final cancelaron la reunión.

La Republica
La historia de Andreas Ludwig, el alemán que receta medicamento a base de dióxido de cloro para curar el coronavirus. (Foto: composición LR)
Sociedad LR

En contra de la ciencia. Mientras varios científicos en el mundo luchan a diario por encontrar una vacuna y una cura para el coronavirus, un alemán, licenciado en Economía y doctor en Biofísica de la Salud Alternativa, insiste en recomendar medicina hecha de dióxido de cloro como si fuera una especie de cura milagrosa.

El nombre del científico es Andreas Ludwig Kalcker. Es oriundo de Alemania y antes de la pandemia ya era medianamente conocido, sobre todo, en Europa, por proponer incontables veces el producto Solución de Dióxido de Cloro o MMS por sus siglas en inglés, para curar varias enfermedades como el VIH, tuberculosis, cáncer, dengue y más.

PUEDES VER: Rociar con alcohol el protector facial desgasta la mica, señala especialista del Minsa

El MMS, un falso medicamento que está compuesto por clorito de sodio, que es diluido en agua a un 28%, y un ácido débil como el ácido cítrico, vinagre o limón, es usualmente usado como desinfectante o blanqueador de productos textiles y en la potabilización del agua en una escala industrial.

Antes de llegar este producto a las manos de Ludwig, pasó por Jim Humble, un personaje que mientras buscaba oro en la selva de Guyana contrajo la malaria con su equipo y que se curaron todos supuestamente después de usar la Solución de Dióxido de Cloro. No hubo prueba alguna, pero se dedicó en los años siguientes a venderlo. De hecho, tras protagonizar varios problemas en Estados Unidos por venderlo, tuvo que irse a México.

PUEDES VER: Incrementan casos de COVID-19, tras 20 días sin cuarentena

Así fue como el MMS fue adoptado por el alemán Andreas Ludwig Kalcker, quien decidió incursionar en este negocio por varios países en Europa haciendo caso omiso al rechazo de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) y por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En octubre del 2012 fue arrestado en España por realizar este tipo de venta, que estaba tipificada como un atentado contra la salud pública.

Al iniciar la pandemia de la COVID-19, Ludwig volvió al radar. Distribuyó varios videos, entre estos, entrevistas, donde él aparece instando a la ciudadanía a usar la Solución de Dióxido de Cloro como si fuera una cura frente al virus. La OMS se vio obligada a expresar nuevamente que no existe cura ni vacuna y que la MMS puede provocar efectos adversos como diarrea, vómito, alteraciones sanguíneas y hasta la misma muerte.

PUEDES VER: Incrementan casos de COVID-19, tras 20 días sin cuarentena

A pesar de que la Digemid recomendó no comprarla por tratarse de un agente dañino para la salud, fue invitado este martes 21 de julio al Congreso de la República por la comisión de salud encabezada por Omar Merino, parlamentario de Alianza para el Progreso. En su charla virtual iba a ser presentado como “el creador de la fórmula magistral CDS dióxido de carbono”. A última hora, sin embargo, la reunión remota fue cancelada.

El doctor Elmer Huerta, por su parte, criticó al conjunto legislativo que invitó a Ludwig. “Omar Merino López es el presidente de la Comisión de Salud que acaban de invitar, al equivalente del terraplanismo en este mundo que es el que tiene el dióxido de cloro, ¿cómo puede ser posible que con el dinero de todos los peruanos hagan este tipo de cosas y quieren escuchar ideas que están completamente fuera de la ciencia?”, apuntó en su programa Sanamente, en América TV.

Hasta el momento los científicos tienen como parte de los medicamentos más cercanos a ser una cura al Remdesivir, Lopinavir/Ritonavir, el Interferon beta-1a y el Avivafir. La OMS avaló la distribución de estos productos y algunos países como Estados Unidos, Inglaterra y Rusia se aseguraron varios lotes de estos.