Isabel Cortez de SITOBUR: “El concurso que él (Jorge Muñoz) realiza ahora es ilegal”

Nicol León

nlarge226

15 Jul 2020 | 12:23 h
La Republica
El 30 de junio, las trabajadoras de limpieza pública de la Municipalidad de Lima fueron agredidas por la Policía Nacional mientras protestaban. Fotos: Jorge Cerdán / Michael Ramón / La República.

La obrera de limpieza pública de SITOBUR aseguró que el alcalde de Lima cumple “a medias” lo que el Poder Judicial ordenó en 2018, cuando ella y sus compañeras ganaron la demanda contra la Municipalidad de Lima para que las contraten en planilla.

Isabel Cortez, excandidata al Congreso de la República y barrendera del Sindicato de Obreros y Obreras de Limpieza Pública (SITOBUR) de la Municipalidad de Lima, calificó de “ilegal” el concurso público que Jorge Muñoz lanzó para contratar a una nueva empresa de limpieza pública.

En 2018, ella y otros 569 obreros ganaron la demanda que impusieron en la Corte Suprema contra Innova Ambiental y el municipio para que esta última entidad las contraten en la planilla, ya que, sus funciones exigen que sean empleados directos de la comuna limeña, según la Ley Orgánica de Municipalidades.

Sin embargo, a mediados de junio, en plena pandemia, la gestión de Muñoz presentó un recurso de nulidad ante el Tribunal Constitucional para que ya no tengan que garantizar los derechos laborales de los 570 trabajadores, según Isabel.

En entrevista, señaló que ambas decisiones evidencian el desinterés del alcalde para aplicar lo que el Poder Judicial ordenó.

¿Qué es lo que están pidiendo y qué es lo que, por mandato del Poder Judicial, la Municipalidad de Lima debe cumplir?

Tenemos una sentencia ganada en 2018, en la Corte Suprema. Son 570 los que ganaron la demanda contra la Municipalidad (de Lima). Pero con el pasar de los años, muchos trabajadores renunciaron, viajaron o murieron en accidentes de tránsito. Una murió baleada en el jirón de la Unión. Por eso solo se quedaron 296 trabajando para el municipio. Actualmente, son 800 los que limpian las calles de Lima. El alcalde Jorge Muñoz está que se pasea por todos los medios diciendo que está acatando la sentencia. Es cierto. Nos ha mandado un documento diciendo que el primero de agosto nos reincorporará a la planilla de la municipalidad. Pero solo serán esos 296. Lo que a él se le olvida decir es qué va a ser de los otros 504 trabajadores que no están protegidos con una sentencia, que no tienen ninguna aportación de nada.

Pedimos que se incorpore una cláusula laboral en esas bases del concurso que él está realizando para los 504 trabajadores desprotegidos. Pedimos que se les garantice su piso salarial y otros beneficios que se ganaron durante estos 23 años que vienen trabajando en el mercado laboral.

¿Por qué no pensar que en algún momento estos 504 trabajadores iban a dejar de trabajar para el municipio, si así lo indica la demanda que ganaron?

Porque la empresa que labora ahora, Innova Ambiental, se hubiese quedado con esos 504. No habría ninguna preocupación de quedarse sin trabajo. Mucho más ahora, que es más doloroso porque estamos en plena pandemia. La mayoría de ellos tienen 40, 50 y más de 60 años. ¿Quién les va a dar trabajo?

Muñoz niega que el municipio envió a los serenos para que las agredan, ¿cuál es su percepción?

Desde mediados de mayo hemos estado protestando. Incluso, muchas de nosotras hemos llegado hasta la pileta (Plaza de Armas). Los policías simplemente nos decían ya, avancen, nos dejaban 10 o 15 minutos. Hacíamos bulla ese tiempo y nos íbamos. Pero no nos trataban como lo han hecho en los últimos días. El 30 de junio había una sesión de concejo. Los regidores que nos están apoyando nos dijeron "miren, hoy hay una sesión, vengan para explicar lo que están pidiendo". Llegamos temprano. A las 7 a. m. Ni siquiera habíamos empezado a hacer bulla. Estábamos paraditas todas. Ni siquiera sacamos nuestros carteles y apareció un batallón de policías. Nos persiguieron como si fuéramos delincuentes. Nos arrastraron y al tercer día pasó lo mismo. Anteriormente, nunca veíamos rochabus. Por eso, nosotras pensamos que fue la municipalidad. Si ellos tendrían humanidad, pensarían "cómo vamos a permitir que a esas señoras las repriman". Como alcalde, él podría ordenar que no nos ataquen. Pero ni un representante de la municipalidad se acercó.

Usted narra que los regidores les proponen participar de la sesión a las 7 de la mañana. ¿Los policías las agreden antes o después de la reunión?

Antes. Eso ocurrió 7 y 30 de la mañana. La sesión, una hora después. Venían del frontis de la municipalidad. No llegamos a hablar con nadie. Las atraparon y las llevaron a la comisaría.

Con el logro de SITOBUR en la Corte Suprema en 2018, parece que se alcanzó algo importante para que el Estado garantice los derechos de los trabajadores de limpieza pública. Usted en Mano Alzada dijo que los alcaldes hacen un negocio al impedir que sus trabajadores se sindicalicen, ¿cree que SITOBUR logró quebrar ese negocio en la Municipalidad de Lima con la demanda que ganaron?

En un principio sí. Pensamos que lo logramos. Pero, en sí, la sentencia tiene dos puntos. Uno es que los trabajadores pasen a planilla de la municipalidad y otro es que el servicio de limpieza pública, por ser un servicio esencial, no se tercerice. También lo dice la Ley Orgánica de las municipalidades. Indica que el servicio de limpieza pública debe estar bajo la administración de la propia municipalidad. Todo eso está en la sentencia de la Corte Suprema. Por eso decimos que el alcalde está cumpliendo la sentencia a medias y la está cumpliendo por obligación, ni siquiera porque la ley lo manda.

En su campaña dijo que era una persona muy respetuosa de los derechos humanos. Pero hoy en día el señor alcalde cumple a regañadientes. Decimos esto porque la municipalidad en diciembre de 2019, presentó un recurso de nulidad ante el Tribunal Constitucional de Trabajo para que se anule la sentencia. Ahora, el 18 de junio de este año, Jorge Muñoz presentó otro recurso pidiendo que se anule la ejecución de esta sentencia. Él no tiene la voluntad de acatar esta sentencia. Si se acepta este recurso de nulidad, entonces vamos a estar un tiempo en planilla y él va a decir a los cuatro vientos que sí nos está incorporando, y después nos vamos a quedar en la calle.

Decisión de la Corte Suprema.

La Municipalidad de Lima pidió el 18 de junio que se suspenda el proceso.

Entonces, Muñoz no está cumpliendo lo que indica la resolución de la demanda que ganaron. Es decir, no está cumpliendo con no licitar el servicio de limpieza pública ...

El concurso que él realiza ahora es ilegal. Está actuando ilegalmente. Nosotras también estamos invocando al Ministerio de Trabajo para que inspeccione qué está sucediendo ahí. Nos parece tan raro. ¿Por qué tanta prisa en realizar esta licitación en plena pandemia? Esta licitación inició el 5 de marzo. Como llegó la pandemia, el 15 de marzo lo paralizaron. Entonces, nosotras dijimos “seguramente lo reiniciarán cuando pase toda esta crisis”. En nuestro sano pensamiento, creímos eso. Pero resulta que el 15 de mayo se activa la licitación. Investigamos, entramos a la página web de la OSCE y encontramos que el señor Muñoz activó este proceso de concurso público. Ahí es cuando nuevamente empezamos a salir a las calles.