Dos caras de la cuarentena

13 Jul 2020 | 16:44 h

"El aumento de contagiados obliga, como medida efectiva, masificar las pruebas rápidas a domicilio para saber quién puede salir a las calles y trabajo, y quién guardar aislamiento".

Eduardo Ugarte

Periodista

La desazón que producía el número de fallecidos por la COVID-19 cada día en nuestra ciudad –que sobrepasó la veintena– ha virado a sorpresa al ser cero el sábado; así como alienta, esperando continuidad, que el número de recuperados sea de 414 en 24 horas. También es bueno saber que los 26 ventiladores existentes ya tienen monitores, llegando a igual número las camas UCI.

Lo bueno viene desde el jueves, cuando en inevitable salida, vi a una joven mujer que a un anciano, apoyado en la pared de ingreso de un mall, le entregó en silencio un pastel y un pequeño pote de yogur, acción que desde una bolsa de tela repitió con otros mendicantes en el poco trecho en que la observé. Horas más tarde, vía smartphone, un amigo me decía que tenía una campaña para reducir el contagio del virus, y buscaba amistades con el mismo ímpetu cívico para empezarla.

PUEDES VER: De la tablilla a la tableta

Como si fuera una compensación ante tanta mala noticia (incluida la del contagio de nuestro alcalde provincial), descuidos o falta de orden en acciones de gobierno, empecé a encontrar que la sociedad civil, aún en minoría, tomó acciones en medio de la crisis sanitaria, y que el empresariado y sector privado, con donaciones y colectas, estaba proveyendo de implementos de bioseguridad, oxígeno y transporte de personal médico en vehículos seguros.

Por propio peso –y optimismo– cae el pensar que si el empresariado arequipeño hubiese entrado a la Fase 3, su apoyo sería mayor, pues con el ciudadano y el sector informal del comercio interno en las calles, sin control policial, ni militar, se ha creado una doble cara en respuesta a la pandemia: la del cumplimiento de la cuarentena y, la de desobediencia a la misma, siendo ambas parte de la recuperación social y económica. Colofón. El aumento de contagiados (2963 en Paucarpata, 2889 en el Cercado y 2184 en C. Colorado), obliga, como medida efectiva, masificar las pruebas rápidas a domicilio para saber quién puede salir a las calles y trabajo, y quién guardar aislamiento. Con ese posible orden la recuperación sería más rápida, y más efectivos y mayores los apoyos a la lucha contra la pandemia.

Video Recomendado

Lazy loaded component