Afligidos, Siete Borreguitos y Purgatorio: Cusco y los curiosos nombres de sus calles 

En el día de Cusco. ¿Quieres conocer los significados de estos nombres? Abracitos es otra de las calles de la Ciudad Imperial. Detrás de sus nombres existe un pasaje histórico, leyenda urbana o personaje de la colonia.  

La Republica
Los nombres de las calles de Cusco tienen alusión pasajes histórico, leyendas o personajes de la colonia.

La historia de Cusco está escrita en los nombres de sus calles, cada uno con significado gracioso, interesante, triste o hasta misterioso. Este es solo uno de los muchos atractivos que convierte a esta ciudad en el centro turístico más importante del Perú.

El historiador Rossano Calvo señala que la topografía del Centro Histórico es muy particular por sus cuestas, calles estrechas y evocadoras. Explica que los nombres son justamente lo que le dan vida a Cusco, por su relación con personajes, religión, pasajes históricos, leyendas urbanas, oficios antiguos de la colonia y referencias populares.

PUEDES VER: Cuando la ciudad del Cusco terminaba en el chachacomo

“Mediante la construcción de estos nombres, el cusqueño vive estas metáforas, recuerdos añejos, historia, una serie de sucesos u oficios. Pasear por estas calles es una exaltación de la imaginación”, manifiesta.

Calvo en su libro “Cusco Monumental. Patrimonio y Sociedad” hace referencia a los significados de algunas calles, basados en registros del escritor de antaño Ángel Carreño, seudónimo de Ángel Valdeiglesia.

Calle Afligidos: Ubicada entre la pampa del Castigo y el sitio denominado Qori Wayrachina, porque a lo largo del paredón opuesto a las casas, eran alineados los cadáveres de los ajusticiados, cuyos deudos hacían demostraciones de dolor.

PUEDES VER: Inti Raymi 2020 EN VIVO: mira AQUÍ los eventos culturales desde Lima y Cusco

Calle Abracitos: Por alusión a los abrazos que recibió el licenciado Juan J. Ricalde, que recién llegaba al Cusco como Corregidor.

Calle Tres Cruces de Oro: Un rico de la Colonia, llamado Constantino Tordecilla, criollo, hijo de español, propietario de la última casa que hace esquina con la de Belén, tenía capricho de levantar cada año un lujoso altar para la fiesta de Corpus de Belén, adornándole; y para causar envidia colocaba en medio tres cruces de oro.

Calles Heladeros: La calle cambió a este nombre, porque se instalaron dos heladerías. Así como esta hay otras relacionadas a los negocios de la zona como Portal Panes, Portal de Harinas, Portal de Carnes.

PUEDES VER: Inti Raymi: El Sol se quedó sin fiesta en Cusco

Siete Borregitos: Es el nombre del desfiladero en cuesta y no empedrado, por el cual el populacho iba a lavar sus trapos, llevando tras sí a sus borreguitos.

Calle Ese: La forma es muy parecida a la de una “S”.

Calle Purgatorio: Llamado a causa de la superchería practicada por un alcabalero destituido de su cargo; el cual, para obtener dinero sin trabajar, explotaba la fe y la piedad de los transeúntes.

Calle Tigre: Data de la época de Obispo Mollineado, un aprendiz de la pintura que tuvo el mal gusto de pintar en la pared la figura de un gato montés, con el fin de asustar.

Cuesta Amargura: Cuesta empinada y fatigante que comienza desde la puerta de la deseada casa de huaca-punco, es llamada así desde la época de la construcción de la Catedral, porque por ella los alarifes españoles dejaban rodar las piedras que sacaban de Saqsaywaman. Las enormes piedras eran contenidas a duras penas por decenas de indios armados de tranqueras.