Ayacucho: profesor caminó dos días para dar clases a estudiantes de bajos recursos

Sociedad LR

larepublica_pe

22 Jun 2020 | 23:07 h
El profesor pernoctó una noche al borde de la represa Cuchoquesera, con el objetivo de dar clases a sus alumnos. Foto: Artay Tomanga
El profesor pernoctó una noche al borde de la represa Cuchoquesera, con el objetivo de dar clases a sus alumnos. Foto: Artay Tomanga

La distancia que existe entre Huamanga y el anexo de Tomanga no fue impedimento. A pesar de su edad, el maestro de 60 años decidió recorrer varios kilómetros, con el fin de que sus alumnos no pierdan clases en esta cuarentena.

Acceder a la educación en tiempos de coronavirus es un privilegio, pues no todos los estudiantes del Perú cuentan con los recursos necesarios para llevar una clase virtual. Nos referimos a tener en nuestro poder objetos indispensables para realizar esta actividad, como son una computadora con internet, un televisor o una radio.

Esta realidad no es ajena a los estudiantes del interior de nuestro país, porque se sabe que algunos niños que viven en zonas remotas no cuentan con objetos indispensables para recibir la educación a distancia. Tal es el caso de los pobladores de la comunidad de Tomanga, en Ayacucho, que no podían educarse.

PUEDES VER Profesor dicta clases virtuales a sus estudiantes con muñecos de peluche [VIDEO]

La razón por la que los educandos no podían estudiar radica en la ausencia de señal de internet, radio y televisión. A esto se le suma que los padres de familia no tienen teléfonos inteligentes.

Este panorama adverso cambió, luego de que el profesor Moisés Yancce Machaca, de 60 años, decidiera emprender una larga caminata para encontrarse con sus estudiantes que están ávidos de aprender. Se fue caminando a pie desde la ciudad de Huamanga hasta el anexo de Tomanga. El trayecto duró dos días.

PUEDES VER Maestro traduce clases gratis al quechua para niños de las zonas rurales

Según el portal informativo Enfoque Ayacucho, el profesor pernoctó una noche al borde de la represa Cuchoquesera, porque las comunidades habían cerrado sus fronteras y no dejaban entrar a nadie.

Para llegar a su destino, el docente tuvo que pasar por Vinchos, Putaja, Catalinayocc, Kimsa Cruz, Chuschi y Quispillaqta. El clima de estos lugares no lo desanimó, pues su objetivo estaba bien definido: dar clases a sus educandos a pesar de la adversidad.

Newsletter Alerta LR

Suscríbete aquí a la Alerta Web de La República y recibe en tu correo electrónico las noticias de último minuto al instante.