Coronavirus: Cusqueños crean horno crematorio desmontable y ganan en concurso nacional

Los inventores son dos hermanos naturales de Mollebamba, en Cusco. Diseñaron el prototipo luego de quedar conmovidos por las muertes de infectados con COVID-19 en las calles de Ecuador.

La Republica
Tanto Eleazar como Elías aseguran que su invento produce menos dióxido de carbono y otros gases que podrían liberar al ambiente.

A los hermanos Eleazar (36) y Elías Huillcahuamán Ttito (26) no solo los une el vínculo familiar, sino también la pasión por la ingeniería. Ambos idearon un “horno crematorio desmontable” que se convirtió en uno de los 45 proyectos ganadores en el concurso de Indecopi titulado “Patentes frente al COVID-19

Los hermanos crecieron en la comunidad de Mollebamba, en la provincia cusqueña de Quispicanchi. Según Andina, el talento y la curiosidad por la creación broto desde temprana edad. Eleazar construyó un vehículo que podía movilizarse por tierra, aire y agua. Eso cuando aún estudiaba en el colegio.

PUEDES VER: Cusco: Descubren nueva ruta de ‘mochileros’ que cargan droga

Al crecer, ambos tomaron caminos distintos. Eleazar estudia mecánica y su hermano cursa la carrera de Ingeniería Civil. Los dos decidieron invertir sus conocimientos en diseñar el horno crematorio luego de quedar conmovidos por la forma en que morían cientos de infectados de COVID-19.

Como se recuerda, Latinoamérica quedó impactada por las imágenes registradas en el vecino país. Decenas de personas morían en las calles y sus cadáveres permanecían en la vía pública por varias horas. Los crematorios ni los cementerios se daban abasto para recibirlos. Los familiares tenían que rogar para que los cuerpos sean retirados.

PUEDES VER: Confirman el primer caso de COVID-19 en un poblador matsigenka de Cusco

Según Andina, los inventores usaron un horno cilíndrico, una cámara de postcombustión, tuberías, bridas de acoples y desacoples, un cilindro de refrigeración, cámara de cristalización y filtro de purificación de gases para hacer realidad el prototipo de crematorio.

Los hermanos explicaron que el aparato funciona haciendo girar una manivela luego de colocar el féretro y cerrar la compuerta. Con ese movimiento, el horno debería pasar de una posición horizontal a vertical. “La parte superior tiene que estar asegurada. Luego se enciende con la mezcla preparada de gas y oxígeno para la incineración del cuerpo”, detallaron a Andina.

PUEDES VER: Médicos de Universidad Andina del Cusco se suman a la batalla contra la COVID-19

Tanto Eleazar como Elías aseguran que su invento produce menos dióxido de carbono y otros gases que podrían liberar al ambiente. Además, el aparato tiene la ventaja de ser desmontable, por lo tanto, es más fácil de utilizar y trasladar.