Sin contratos ni sueldo mínimo: hoy, el Congreso define la ansiada lucha de las trabajadoras del hogar

Carlos  Atúncar

carlos.atuncar@glr.pe Carlosatuncar93

16 Jun 2020 | 12:06 h
Predictamen de la Ley de trabajadoras del hogar se debatirá en Comisión de Trabajo este 16 de junio. Foto: Composición/La República

Tampoco tienen horarios establecidos. Así laboran las trabajadoras del hogar peruanas a la espera de la aprobación de una ley que garantice sus derechos.

Este martes 16 de junio es un día especial para las trabajadoras del hogar del Perú por dos motivos: se celebra su día internacional, a propósito del convenio 189 firmado en Ginebra por la Organización Mundial del Trabajo (OIT), la cual reconoce su labor y derechos, y en la Comisión de Trabajo del Congreso de la República podría aprobarse el predictamen de una ley que debió debatirse el año pasado, pero que se vio pospuesta por la disolución del Congreso.

¿Qué exige con esta Ley la Federación Nacional de Trabajadoras y Trabajadores del Hogar del Perú (Fenttrahop)? Condiciones justas para laborar, asegura la secretaría general, Leddy Mozombite Linares, consultada por La República. “Hago un llamado a todos los congresistas que forman parte de la Comisión de Trabajo, a ellos les toca hacer historia en nuestras vidas”, solicita.

PUEDES VER OIT: “El trabajo doméstico debe tener un protocolo de seguridad y salud específico”

¿Qué es ser trabajadora del hogar en Perú?

La Ley 27986 sobre las trabajadoras del hogar peruanas, de 2003, indica que sus contratos pueden ser verbales o escritos, no reconoce el sueldo mínimo, no establece un horario, no garantiza un seguro de salud ni sistema de pensiones. “Es una ley discriminatoria”, reclama Mozombite.

En la página de Facebook de la Fenttrahop algunos testimonios convierten en realidad, lamentablemente, la falta de una normativa que regule un empleo digno para ellas. Solo algunos, entre tantos, son estos:

Trabajadoras del Hogar

Trabajadoras del Hogar

Trabajadoras del Hogar

Trabajadoras del Hogar

La situación, por si fuera poco, se agudizó con la pandemia por el nuevo coronavirus. Quienes ganaban 1200 soles, están percibiendo la mitad, algunas trabajan sin sueldos y hasta no se les permite salir para ver a sus familiares por temor a que puedan traer el virus.

“Piensan que vamos a contagiar por nuestra condición social... es una relación de poder”, sostiene Mozombite, que agrega que aproximadamente 60 compañeras dieron positivo y que tuvieron que aliarse con otras organizaciones para ayudarlas con víveres y medicamentos.

PUEDES VER Cepal sobre trabajadoras del hogar: “Perú tiene que poner en práctica el Convenio 189 de la OIT”

Cómo comenzó el reconocimiento y por qué el Estado peruano incumple lo firmado ante la OIT

La lucha por empleos dignos de las trabajadoras del hogar no es exclusivamente peruano. A lo largo de la historia, en todos los países del mundo, las condiciones de vulnerabilidad se hicieron más notorias y cada vez se hacía más necesario un reconocimiento. Fue el 2011, en la reunión número 100 de la Organización Internacional del Trabajo, cuando esto se llevó al papel, firmándose el Convenio sobre las trabajadoras y trabajadores domésticos.

El compromiso de la entidad fue el de promover un trabajo decente para todos mediante la declaración de metas, relativa a los principios y derechos fundamentales. Se reconocía, así, la contribución significativa de los trabajadores domésticos a la economía mundial e incluía el aumento de las posibilidades de un empleo remunerado y con responsabilidades familiares.

Los reconocimientos básicos que estableció la OIT fueron los siguientes: contrato por escrito, jornada de 8 horas con feriados de descanso, sueldo mínimo, seguro de salud y pensión, gratificaciones, vacaciones, CTS y libertad sindical.

Tras siete de años de lucha, las trabajadoras del hogar peruanas dieron el primer paso para que el convenio de la OIT sea firmado por el Estado. Fue un 14 de junio de 2018 y depositado a la entidad el 26 de noviembre de 2018. A partir del envío, el Estado debió de avanzar con el proceso de implementación, es decir, adecuar las normas y garantizar lo dispuesto para que tenga carácter vinculante y peso constitucional. La aprobación de la normativa fue agendada para el 1 de octubre de 2019, pero frustrada por la disolución del Congreso del 30 de setiembre. Aun así, el compromiso entró en vigor el 26 de noviembre de 2019.

“El Estado tiene una deuda, un compromiso de actualizar y garantizar una nueva Ley nacional. Han pasado 2 años de la implementación y falta tres meses para que el Estado de sus informes a la OIT sobre los avances”, apunta Mozambite.

Qué se hace desde la Fenttrahop

“Estamos en pie de lucha siempre. Hemos lanzado una campaña con spots, en la cual nos dirigimos a las trabajadoras y a los empleadores”, inicia la secretaria general de la entidad.

El lunes 14 de junio, por ejemplo, se convocó a un “tuitazo”. Desde las 10 de la mañana, el hashtag #LeyDeTrabajadorasDelHogar se hizo tendencia y generó que diversos congresistas tomen partida sobre lo que se debatirá hoy en la Comisión de Trabajo.

Esta fue una promesa de campaña. “Hicimos un encuentro con los candidatos que estaban postulando al Congreso de la República, hicimos firmar un documento donde los diferentes partidos (9) se comprometieron, en el primer mes que se constituyen las comisiones, a poner en agenda el proyecto de Ley”, sostiene Mozambite.

“No hay pretexto para seguir dilatando. El 92% trabaja en condiciones informales. Para el Gobierno somos invisibles, la sociedad piensa que es normal maltratar a una trabajadora del hogar”, sentencia la cabeza visible de un sector que pide a gritos el respeto hacia su trabajo.

Video Recomendado

Lazy loaded component