- Pedro Castillo calificó de "ilegal" allanamiento en Palacio
Sociedad

Huancayo: abuelito trabajaba limpiando cementerios y hoy vende caramelos para sobrevivir

Dejó de trabajar apenas se inició la cuarentena y ahora debe tres meses de alquiler, por lo que teme que lo puedan desalojar.

Adulto mayor se dedica a la venta de dulces en la calle Real, Huancayo. (Foto: Facebook Proyecto Munayki)
Adulto mayor se dedica a la venta de dulces en la calle Real, Huancayo. (Foto: Facebook Proyecto Munayki)
Sociedad LR

Agustín Gutiérrez Aguado tiene 73 años y desde hace 22 se ganaba la vida ofreciendo sus servicios de limpieza en los nichos del cementerio de Huancayo, en la región Junín.

Como muchas personas, el septuagenario se vio afectado por la declaratorio del estado de emergencia, pues el cementerio cerró y él dejó de generar ingresos para susbistir.

El hombre, quien no cuenta con familia ni amigos que lo ayuden, decidió salir a las calles a vender golosinas e intentar ganar un poco de dinero, a pesar de estar dentro de las poblaciones de riesgo por la pandemia del coronavirus.

Lo que gana con la venta en la calle le alcanza solo para comer, pero no para pagar los S/ 160 del alquiler de su cuarto. Afirma que la dueña de la casa le ha dicho que vendrá este mes para cobrarle los S/ 480 por abril, mayo y junio, pero él no cuenta con esa cantidad.

El caso fue publicado en la página de Facebook del proyecto Munayki, un grupo de apoyo que lleva ayuda a ancianos y personas en estado de vulnerabilidad en Huancayo.

Gracias a la difusión del caso, algunas personas se acercaron a la calle Real, en el Centro de Huancayo, donde el señor Agustín vende, y le entregaron bolsas con víveres.

Si lo desea ayudar, puede comunicarse con él al número 983 747 671. Tenga en cuenta que a veces se olvida de cargar el celular, por lo que si no le contesta en un primer momento, puede intentar nuevamente en otro horario.

También se puede comunicar al 947 102 714, el número de Vanessa Chirinos, voluntaria del proyecto Munayki, que no solo lleva ayuda a ancianos, sino también a personas en estado de vulnerabilidad en la ciudad.

El proyecto Munaki comentó a La República que la próxima semana le abrirán una cuenta de ahorros al señor Agustín para que depositen quienes deseen colaborar con él.