La familia que convive con COVID-19 y el dolor

Pérdidas. En las familias el virus se prende como pólvora. Basta que un integrante sea portador para que los demás se infecten. Eso le pasó a esta familia que no solo lidia con el virus sino con el dolor de haber perdido a uno de sus miembros.

Basta que un integrante sea portador para que los demás se infecten.
Basta que un integrante sea portador para que los demás se infecten.

Elmer Mamani

Arequipa

Ese día, la Gerencia Regional de Salud informó a los arequipeños que el virus atacaba con fiereza. La cifra de infectados aumentó a 225. Esa mañana, Robert y su madre despertaron con tos seca y fiebre alta. La familia estaba muy preocupada.

Ambos se dirigieron a Emergencia del hospital Covid-19 de EsSalud. El personal les tomó placas a sus pulmones. Robert tenía una leve neunomía pero en su mamita -comola llama él- el virus avanzó despiadadamente. “En la placa un pulmón sano se debe ver negro, pero en ella se miraba blanco todo”, recuerda el hijo.

PUEDES VER: ¡Vencieron al coronavirus! 1 862 pacientes superaron la COVID-19 en Arequipa

La vida de su madre, que lo fue todo para él, en cuestión de horas se apagó. Aquella misma tarde, a las 16.30 horas del jueves 28 de mayo, le comunicaron la muerte. La tragedia tuvo campanadas de aviso. Dos días antes, el martes 26 de mayo, Robert, su hermana y su padre, eran diagnosticados con COVID-19, luego de la aplicación de las pruebas rápidas. Toda una familia infectada. “No monitorearon nuestra salud al día siguiente, ni nos dijeron que vayamos a emergencia por mi mamá. Lo único que hacen es mandarnos a casa”, denuncia. Incluso algunos días atrás, relata, pisaron EsSalud y les respondieron que sus dolencias no eran tan graves y solo les recetaron unas pastillas.

Para la familia, desde que se confirmó que tenían COVID-19, los abandonaron. Este medio también consultó con EsSalud. Esta institución precisó que ayer se hizo la visita domiciliaria. La familia estaba estable, se hisopó a dos de los hijos quienes dieron positivo con la prueba rápida el 26. Los resultados del hisopado recién se conocerán en los próximos días. El jefe de familia que también dio positivo en la prueba rápida en la molecular arrojó negativo.

Robert señala que su madre fue hipertensa. Por eso consumía nada más que un medicamento, él piensa que EsSalud pudo hacer algo más por salvarla. “Los últimos días han sido terribles”, confiesa Robert, quien padece trastorno de ansiedad por los últimos acontecimientos de su vida.

En cuarentena los recuerdos se le presentan a cada momento. Ingresa al cuarto de su madre y las cosas que hacía se dibujan en su mente. “Uff … mi mamita ha sido para mi una de las mejores mujeres. Siempre nos ha cuidado, siempre ha estado al lado de nosotros inculcándonos sus valores. La recuerdo de la mejor manera, para mí no hay mejor madre (resopla profundamente), nunca voy a olvidarla”.

Todos ellos están derrumbados por la súbita pérdida. No solo tienen que lidiar con la muerte sino también con el coronavirus que padecen. Robert cumplió un tratamiento por cinco días con azitromicina y paracetamol, mientras que su hermana es asintomática. Sin embargo su padre de 61 años presentó complicaciones días pasados. El sábado 30 de mayo acudió a Emergencia por dificultades para respirar. Le suministraron oxígeno y le tomaron una prueba molecular para saber si tenía aún como huésped al virus. “Hasta ahora no hay resultados, nos dicen que el laboratorio hay los reactivos”, empero como se precisa párrafos arriba dio negativo en la prueba molecular.

Robert y los suyos buscarán salir de a pocos de la desgracia cuando se curen. Él y su hermana sacarán sus títulos profesionales de sus segundas carreras, mientras que su padre debe volver a trabajar de conductor de carga. Les causa bastante molestia que muchos peruanos se tomen a juego la pandemia. “Soy una persona empática y sé que muchos viven del trabajo del día a día, pero deben hacerlo cumpliendo las medidas de higiene”, resalta.

Aunque no quiere buscar culpables, Robert quisiera que el Gobierno hubiera cerrado las fronteras mucho antes. Quizás así su progenitora no se hubiera ido. Cuando meses atrás falleció su abuelo paterno, Robert y su madre tocaron el tema de la muerte. Ella no quería que la cremen, como hicieron con su abuelo. Al día siguiente de su partida, el 29 de mayo último, la madre de Robert fue enterrada, cumpliendo su voluntad.

PUEDES VER: Cómo se vigila a pacientes con COVID-19 que se recuperan en sus casas

Seguimiento debe ser instantáneo

El gerente regional de Essalud, Edilberto Salazar, indicó que el protocolo de Essalud, especifica que la vigilancia epidemiológica inicia al confirmarse un caso positivo de coronavirus.

Expresó que se destinó un buen número de personal, sin embargo, aceptó que la cantidad nunca será suficiente, sobre todo ahora que hay un repunte de casos en las últimas semanas.

La vigilancia epidemiológica se dividió según las zonas geográficas, asignándose el personal desde los hospitales EsSalud como el Policlínico de Yanahuara o el Edmundo Escomel. Añadió que, desde el viernes, EsSalud procesa sus propias pruebas moleculares las que deben arrojar resultados en tres horas.