SMP: prostíbulos clandestinos y bares funcionaban en medio del estado de emergencia [VIDEO]

07 Jun 2020 | 21:49 h
Coronavirus en Perú: fiscalización de San Martín de Porres intervino locales que funcionaban como fachada para burdeles y bares clandestinos. (Foto: Captura Panorama)
Coronavirus en Perú: fiscalización de San Martín de Porres intervino locales que funcionaban como fachada para burdeles y bares clandestinos. (Foto: Captura Panorama)

Reactivación clandestina. Negocios que atendían hasta con POS a plena luz del día habían convertido sus ambientes en una verdadera bacanal y foco infeccioso para el coronavirus.

Como parte de los operativos de seguridad durante el estado de emergencia por el nuevo coronavirus, la Municipalidad de San Martín de Porres intervino una serie de negocios y establecimientos que funcionaban a plena luz del día como fachada para bares y burdeles clandestinos.

En la primera visita, se constató la instalación de un bar ilegal que operaba tras los carteles de un lavado de autos. El dueño, furioso por la intervención, llegó a romper una botella de vidrio sobre la cabeza de uno de los inspectores.

PUEDES VER SMP: intervienen a familia que estafaba con pruebas falsas de coronavirus [VIDEO]

En otro punto del distrito, se intervino un burdel que funcionaba a puertas cerradas y previa coordinación con una señorita que hacía las veces de valet parking. Todos parecían estar al tanto, pues en la puerta, además de cigarrillos y caramelos, se podían obtener preservativos al menudeo.

De acuerdo a las imágenes de Panorama, era tal la congregación de parroquianos que la improvisada recepcionista indicó a los fiscalizadores encubiertos que en ese momento “ya no habían chicas”, por lo que tenían que esperar en otro ambiente pese al riesgo de contraer COVID-19.

PUEDES VER Municipalidad de Independencia cerró avícola por incumplir medidas sanitarias y SMP la reabre

Grande fue su sorpresa cuando finalmente los agentes irrumpieron cámara en mano en la segunda planta y encontraron hasta hombres de la tercera edad degustando cervezas a diestra y siniestra junto a peruanas y venezolanas. Ninguno quiso declarar.

Lazy loaded component

Finalmente, el peor de los casos se dio en la urbanización Pro, donde lo que parecía ser un simple hotel cochera era en realidad un burdel clandestino que había convertido uno de sus pisos superiores en una verdadera zona VIP para el jolgorio, la desmesura y la infección de coronavirus.

PUEDES VER Cusco: Mujeres ofrecían servicios sexuales clandestinos en pleno estado de emergencia

Ahí, bajo la intermitente luz violeta de una bombilla chamuscada y bajo la estridencia de una salsa para apagar cualquier quejido, decenas de jóvenes departían cajas y cajas de cerveza con mujeres de sugerentes prendas que los invitaban, sin ningún reparo, a visitar fugazmente alguna de sus habitaciones.

El alcohol en gel y las mascarillas habían sido reemplazados por el alcohol en sus vasos que eran compartidos boca a boca sin respetar la más mínima medida sanitaria por la COVID-19.

PUEDES VER Subdirector del hospital de Piura atiende a su propio padre en UCI por coronavirus [VIDEO]

“Nosotros hemos irrumpido en estos lugares clandestinos que tenían fachada de otro tipo de comercio, y hemos colocado las multas correspondientes incluido el dueño del predio. La gente tienen que entender que este tipo de establecimientos no nos llevan a la salud pública”, detalló el gerente de Fiscalización de la Municipalidad de San Martín de Porres, Dick Castillo.

SMP: intervienen a familia que estafaba con pruebas falsas de coronavirus

Los agentes de la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad (Diviac) junto con Superintendencia Nacional de Salud y los fiscalizadores de la Municipalidad de San Martín de Porres allanaron un local donde intervinieron a una familia integrada por cinco mujeres que estafaban a sus víctimas con pruebas falsas de la pandemia del coronavirus.

Lazy loaded component

El negocio ilegal, ubicado en la calle José Olaya del mercado de Caquetá, no contaba con licencia ni seguía los protocolos de higiene. Sin embargo, cobraba 150 soles por la prueba de descarte por coronavirus.

“Personas inescrupulosas se dedicaban a estafar a los transeúntes del lugar y a los comerciantes bajo el supuesto examen de descarte de la COVID-19, pero no contaban con autorización del Ministerio de salud”, explicó el Mayor PNP Jhonny Tanabe, jefe del equipo delta de la DIVIAC.

Newsletter Sociedad LR

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.