Los héroes de traje rojo que cayeron peleando hasta el final

En primera línea. Los bomberos no han dejado de acudir a las emergencias. Sus paramédicos atienden heridos y enfermos. Foto: Antonio Melgarejo.

Homenaje póstumo. Siete miembros del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP) perdieron la vida enfrentando en primera línea al Covid-19. Ellos se contagiaron atendiendo a la población en Iquitos (Loreto) y el Callao. El pueblo los recuerda como héroes porque entregaron sus vidas sin pedir nada a cambio, en medio de las condiciones más adversas y sin recursos. Gloria eterna para ellos.

Óscar Chumpitaz
03 Jun 2020 | 5:44 h

Los siete estaban en la primera línea de batalla. No solo cumpliendo la misión de enfrentar siniestros y salvar vidas como todos los días, sino también auxiliando personas y respondiendo a sus llamados, aún con el riesgo de enfermar gravemente de coronavirus, como finalmente ocurrió.

Algún día, cuando todo esto termine, probablemente levantaremos bustos de estos valientes. Tendremos desfiles en su honor. Sus nombres irán en calles o parques o tal vez haya un feriado en su nombre.

PUEDES VER Puno: Minsur donará 55 camas clínicas al hospital de Juliaca

En este momento, sin embargo, los miembros del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP) están ocupados, como los policías, militares, médicos o enfermeras, luchando por las vidas de los peruanos. Y en esa lucha contra el enemigo invisible ya han caído siete de ellos, siete valientes compatriotas.

Ellos trabajaron sin descanso en medio de las condiciones más adversas, arriesgando sus vidas y las de sus seres queridos, incluso sin los recursos mínimos como mascarillas apropiadas, trajes especiales o guantes.

Los bomberos son el cable a tierra de una sociedad que tarda mucho en tomar conciencia.

Salvando vidas

La imagen del teniente brigadier CBP Eber Espinoza Mestanza se convirtió en el primer símbolo de este sacrificio. Al momento de infectarse con el virus se desempeñaba como jefe de la II Comandancia Departamental de Lambayeque y tenía a su cargo 9 compañías de bomberos en la región.

PUEDES VER Minsa aprueba directiva para que personas puedan realizar actividad física en espacios públicos

Nació el 23 de diciembre de 1966 e ingresó al CGBVP en 1994, inscribiéndose en la compañía de bomberos Salvadora Chiclayo Nº 27. A lo largo de sus 26 años de servicio se desempeñó en diversos cargos. Fue primer oficial jefe de administración de esa compañía y asesor de la unidad de operaciones de bomberos de Lambayeque.

Técnico contable de profesión, también era experto en rescates en accidentes vehiculares, rescates en estructuras siniestradas y en supervivencia de bomberos, así como técnico en urgencias médicas. Él deja esposa y una hija.

Alegre, llena de vida

La historia de la teniente CBP Nadia Lozano Villamar también conmocionó al país. En el momento de contagiarse tenía la misión de atender la logística y el abastecimiento de alimentos para sus compañeros bomberos que estaban de guardia.

Nació el 7 de diciembre de 1978. Ingresó al CGBVP en 1997, inscribiéndose en la compañía San Juan Bautista Nº 93. Tenía 23 años de servicio.

PUEDES VER Puno: Detectan 13 comerciantes con COVID-19 en tres mercados de Juliaca

Fue la primera mujer bombera que logró ocupar la jefatura de una compañía en Iquitos. Alcanzó la calificación de instructora y tenía experiencia en respuesta a incidentes con materiales peligrosos, soporte básico de vida en situación de trauma, comando y control de incendios industriales y rescate en ríos y lagos.

Su esposo también es bombero y tienen tres hijos pequeños.

El virus derribó luego otro roble. El teniente brigadier Artemio Segundo Ramírez Pinedo falleció el 21 de marzo, luchando como lo hizo muchas veces contra el fuego. Pertenecía a la compañía B-41 y se contagió apoyando en las emergencias.

Fue pionero en tecnicismo bomberil en la región Loreto, donde hoy reconocen su gran labor, servicio y amor por su institución. Su esposa Lucila y sus hijos Keving y Johana aseguran que luchó por una gran región y por su bella familia.

Al brigadier José Migdonio Hidalgo Pinedo el coronavirus se lo llevó el 29 de abril. Él también pertenecía a la compañía Belén Nº 41 de Iquitos. Ocupó diversos cargos en la XI Comandancia Departamental de Loreto. Era jefe del Centro de Operaciones de Emergencia Regional COER-Loreto.

PUEDES VER Minsa recibe donación de 250 mil mascarillas

Se contagió cumpliendo funciones. “Nos unimos a la irreparable pérdida de un distinguido hombre de bien”, señala el director regional de Educación de Loreto, Polansky Rodríguez Yong.

Luchó hasta el final

“Luchó por su vida, dependiendo de un tanque de oxígeno”. Así se expresa Milagros, hija del capitán CBP Robert Falcón Vásquez, perteneciente a la compañía San Juan Bautista Nº 93. Él contrajo el virus acudiendo a emergencias y llevando alimentos a los más necesitados.

“Mi padre no tenía necesidad de trabajar, podía recibir su sueldo en casa, pero él salía por su vocación de salvar vidas”, dice Milagros Falcón.

Otros héroes de fuego

Otro héroe del CGBVP es el teniente brigadier Stalin Acosta Reátegui, de la compañía Belén Nº 41. Él falleció el 6 de mayo, en Iquitos. “Murió en su ley, sirviendo a los demás, ayudando a salvar vidas”, recuerda su amiga Rafaela Ramos Girón.

Acosta fue comandante Departamental y fundador de la compañía Nº 175 de Nauta, donde el pueblo le está agradecido.

PUEDES VER Finales felices: albergue registra un incremento en adopciones durante cuarentena

Quien también se convirtió en héroe es el seccionario Jhoder Merlo Araujo, de la compañía Callao Nº 15. ‘Papalo’, como lo conocían, tenía un ideal: luchar contra el abuso y la corrupción.

En La República queremos rendir homenaje a estos héroes y heroínas que fueron más allá del deber y estamos orgullosos de ellos, de ese padre, esa madre, ese hermano, ese amigo que estuvo listo para ayudar y sumarse a la lucha que el país libra contra el coronavirus.

“Hoy puedo decirles lo que significan la vida y la muerte”

En el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú hay 242 efectivos infectados por coronavirus. “Mis bomberos y yo hemos adquirido esta neumonía por Covid-19 durante nuestra labor, pero hoy estamos al pie del cañón para volver al servicio. Tenemos la amenaza afuera y no solo basta con combatirla, sino debemos pedir también a la población que tome las medidas preventivas y respete el aislamiento para evitar lo que muchos hemos atravesado o estamos pasando”, dijo el comandante general del CGBVP, Larry Lynch Solís, quien estuvo internado en el Hospital de Emergencia de Ate desde el 19 de mayo.

PUEDES VER Buena noticia: cuatro chimbotanos vencieron al coronavirus

“Hoy puedo decirles lo que significan la vida y la muerte. Estoy muy agradecido con todo el personal del hospital por el trabajo que realizan día a día, exponiendo sus vidas, tratando de ayudarnos a nosotros, que cometemos los errores de no seguir las medidas dictadas por el Gobierno”.

Lynch, de 64 años, dijo que ya está listo para servir al país, como lo viene haciendo desde hace 48 años en la Cía Callao 15.

Nuestros héroes

Eber Espinoza M. (Tte. brigadier) / 27-04-20

“Fuiste a luchar emergencias por salvar vidas”.

Nadia Lozano V. (Teniente) / 06-05-20

“Recordaré por siempre esa gran sonrisa”.

Artemio Ramírez P. (Tte. brigadier) /21-03-20

“A pesar de tu discapacidad siempre apoyaste”.

José Hodaldo P. (Brigadier) / 29-04-20

“Entusiasta, de enorme sensibilidad, sencillo y noble”.

Robert Falcón V. (Capitán) / 06-05-20

“Un hombre excepcional aquí en Iquitos”.

Stalin Acosta R. (Tte. brigadier) / 06-05-20

“Murió en su ley, sirviendo a los demás”.

Jhoder Merlo A. / 05-05-20

“Fue un hermano, un amigo, un gran ser humano”.

Gastón Valdiviezo Méndez (Teniente CBP) / 05-06-20

Esteban Chambi Ortiz (Seccionario CBP) / 07-06-20

Newsletter Sociedad LR

Suscríbete aquí a la Alerta Web de La República y recibe en tu correo electrónico las noticias de último minuto al instante.

Video Recomendado

Lazy loaded component