Artesanos del Cusco: del arte a la guerra

03 Jun 2020 | 21:25 h
Artesanos de Cusco también participaron en la guerra con Chile.
Artesanos de Cusco también participaron en la guerra con Chile.

La Benemérita Sociedad de Artesanos del Cusco cumple hoy 150 años de fundación. Sus precursores defendieron al Perú en la guerra con Chile. Ahora pelean por mantener vivas las diferentes formas de la artesanía cusqueña.

Corría 1879 cuando explotó la Guerra del Pacífico. Perú iba a la pelea contra el eterno rival Chile. Desde cada confín del Perú, miles de peruanos emprendieron el viaje hacia la frontera para defender la Patria.

Un día de aquel año, cuando el sentimiento patriótico hervía en la sangre de cada peruano, los socios de la Benemérita Sociedad de Artesanos del Cusco emprendieron el rumbo a la guerra en uno de los batallones que partió desde la Ciudad Imperial. Muchos artesanos entregaron sus vidas por la patria y de esa forma se marcó con sangre el compromiso de esta institución con el país.

PUEDES VER: Cusco: Oficializan entrega de bono de S/ 1000 a familias de Espinar

Casi un siglo y medio después de la Guerra con Chile, los artesanos mantienen sus lazos con el Ejército Peruano. Cada año realizan una conferencia en homenaje a los héroes de Tarapacá y participan con un batallón en el desfile cívico patriótico junto a la Quinta Brigada de Montaña. Usan los uniformes que vistieron los héroes en la guerra de 1879.

La Benemérita Sociedad de Artesanos del Cusco cumple hoy 150 años desde su fundación el 4 de junio de 1870. La organización surgió para defender los derechos e intereses de trabajadores independientes, artesanos, artistas y otros personajes. Según acta funcional, el acto fue encabezada por el carpintero ebanista Francisco Gonzales García. Lo acompañaron Julián Mercado, Marcelino Lovatón, Valentín Lezama, Miguel Farfán, Gavino Navarro, Máximo Pérez, Tomás Varela, entre otros.

María Trinidad Enríquez, la primera mujer universitaria de América del Sur, también fue una de las promotoras. Ella donó a la entidad su biblioteca personal.

El tiempo ha pasado y la Benemérita Sociedad de Artesanos sigue adelante. Sus obras están allí: la creación y el funcionamiento de la escuela nocturna “María Trinidad Enríquez” para los hijos de los artesanos. La escuela funcionó por más de 50 años.

PUEDES VER: Cusco necesita S/ 3 700 millones para reactivación

Los socios también tuvieron activa participación en hechos sociales como las luchas para la construcción del ferrocarril Cusco-Santa Ana, la hidroeléctrica de Machupicchu, instalación del servicio de agua potable, protestas por el Gas de Camisea, entre otros.

Labor vigente

Actualmente, la sociedad de artesanos impulsa actividades para rescatar tradiciones como compadres, comadres, carnavales y participa con danzas típicas en los corsos de la ciudad. Por eso tiene como socios a grandes maestros de la artesanía del Perú.

La artesanía en todas sus variedades, es de lejos, la actividad que más lustre ha dado a los artesanos cusqueños. El nombre de muchos ha traspasado las fronteras del país.

Mariano Sullca Huamán tenía 13 años cuando empezó un romance con la platería. Nació en la alejada y una de las pobres provincias del Cusco: Paruro. Desde pequeño se interesó por el arte de la platería. Hace 55 años abrió su propio taller de platería y joyería. Una de sus grandes obras destacas son las dos Varas de Mando que elaboró: una para el Papa Juan Pablo II y otra para la Municipalidad de Cusco. El 19 de marzo de 2015 recibió el Premio Nacional Amautas de La Artesanía Peruana del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur). Es socio de la organización.

El gran maestro de la artesanía peruana Jaime Gil Follana también integra la organización. Heredero de la técnica del patriarca de los artesanos don Emilio Follana con el diseño de los niños manuelitos. Jaime ha introducido algunas innovaciones en la fabricación de las imágenes religiosas.

Video Recomendado

Lazy loaded component