El informante: Los sacrificados, por Ricardo Uceda

19 May 2020 | 6:17 h
En el matadora. Max Themme, a la derecha, y, a la izquierda, el pasillo del Hospital Regional de Iquitos, una escena que lo dice todo

Desde Iquitos, donde los médicos mueren como moscas, el testimonio descarnado del doctor Max Themme, del Hospital Regional, ex presidente del Colegio Médico de Loreto y asesor del Consejo Nacional.

Leímos sobre un virus peligrosísimo desde que epidemiólogos chinos soltaron alertas en las redes sociales. Tanto así que en febrero hablamos de ello en el Colegio Médico, en Lima, y en marzo hicimos críticas al primer presupuesto del Ministerio de Salud, de tres millones de soles. Oiga, esto no alcanza ni para implementar una Unidad de Cuidados Intensivos, le dijo el decano, el doctor Miguel Palacios, a la entonces ministra Elizabeth Hinostroza. Así que esto se sabía y no hubo previsión.

PUEDES VER “No estamos permitiendo adultos mayores en UCI”, confirma presidente de la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva

De cualquier modo, ojo, habiendo catorce médicos muertos en Loreto, catorce de veinte fallecidos en el país, y cuando de los quinientos del departamento más de la mitad está inactivo por infección o por cuarentena, uno podría preguntarse si la única causa es la pobreza sanitaria en Iquitos. Por mortífero que sea un virus, o por extendida que esté una epidemia, la letalidad de médicos en Loreto no debiera ser tan alta. Debe de estar entre las mayores del mundo.

Primera causa

Nosotros nos hemos preguntado las razones y encontramos seis. La primera, la falta de equipos de protección. Atendíamos la avalancha de pacientes solo con mascarillas. Aquí la imprevisión y falta de infraestructura hospitalaria son extremas, solo tenemos dos hospitales y medio en Iquitos, con menos de quinientas camas en total, para una población de más de un millón de habitantes. Nadie se puso a pensar que, produciendo el virus un síndrome agudo respiratorio severo, íbamos a necesitar ventilación mecánica, y que no teníamos oxígeno suficiente.

PUEDES VER Salida de los niños: hay quienes creen que es prematuro exponerlos

Además, sabíamos muy poco y se tomó una mala decisión después de otra. ¿Pueden creer que cuando se descubrieron los primeros casos, en una familia de Indiana contagiada por el turista chino que trajo el virus, uno de sus miembros, que había dado positivo, iba a ser presentado en conferencia de prensa? Era el guía, que iba a declarar ante la prensa. Se anunciaría como gran novedad. Felizmente eso se paró a tiempo. Volviendo a los motivos, trabajar sin protección fue a la vez un error y algo inevitable: había que atender cubriéndose con lo que sea. Allí tenemos a la principal causa de las muertes.

Ellos se fueron

El primero, el doctor García Dávila, era un neumólogo del Hospital Regional, mayor de sesenta años. Se había puesto mal a mediados de abril, y probablemente contrajo el virus en una interconsulta. Luego murió Raúl Argumedo, un psiquiatra de ESSALUD, quizá tuvo contacto con un paciente asintomático. Martín Torrejón, el siguiente, era un voluntario, aún bachiller de Medicina, pero ya lo consideramos póstumamente como un médico como nosotros.

PUEDES VER Coronavirus: Padres optaron por no sacar a sus hijos a las calles en el sur

Cayó el nefrólogo Nicasio Armas, un fundador de su servicio en el Hospital Regional, quien estuvo yendo a trabajar infectado, completamente cubierto, pues ¿quién iba a hacer la diálisis a pacientes que también estaban graves? Tuvo una recaída y terminó en una UCI. Se fue Aníbal Muñoz, quien manejaba una mototaxi para pagarse sus estudios: se infectó en el hospital de ESSALUD, donde separaba a los pacientes de COVID 19 de los que tenían otra enfermedad: Después, uno a uno, partieron Alberto Acuña, Elard Calli, César Hugo Jara, Eder Aguilar, Nicolás Hernández, Eduardo Ferreyra, César Garayar, Segundo Pinillos, Juan Ríos, Luis Alberto Panduro.

Mala medicación

La segunda causa, pensamos, fue la automedicación. Cuando apareció el COVID 19 en Loreto se administraban corticoides como primer tratamiento, en función de datos erróneos que dieron China y la OMS. Hoy sabemos que al inicio no se deben dar corticoides. Se ha estado usando indiscriminadamente Prednisona, Dexametasona y Metilprednisolona, desinflamantes usados para males como la artritis, y que retrasan la llamada tormenta de citoquinas, esa descarga inmunitaria que puede ser mortal.

PUEDES VER Hacerse prueba de descarte del COVID-19 puede costar hasta S/679 en Arequipa

Pero no la detienen, y cuando la tormenta llega puede hacerlo con más fuerza, cuando la persona disminuyó sus defensas. Los italianos, al hacer autopsias, descubrieron microtrombos atribuibles a los corticoides, que también causaban daños pulmonares. Ahora usamos corticoides cuando el virus está en fase pulmonar, y nos va mejor. Tampoco resultó recomendable la administración de antiinfl amatorios no esteroideos como Ibuprofeno, Naproxeno o Aspirina, que ayudan al virus en el pulmón.

Lo que viene

La tercera causa fue que los médicos con síntomas retrasaron su descanso y tratamiento. Y la cuarta que volvieron a trabajar muy pronto, o en el mismo día catorce, cuando aún estaban mal. La enorme carga viral de los hospitales sería la quinta causa. Y una sexta: desde estudiantes los médicos estamos expuestos a una flora hospitalaria mucho más resistente y agresiva que la comunitaria. Los tratamientos con antibióticos convencionales no nos son tan efectivos y usamos otros de última generación. Aun así es más fácil que desarrollemos complicaciones.

PUEDES VER Restringen la salida de niños en 20 distritos de Lima y 10 regiones

Esto que digo tendrá que validarse con mayor observación académica, pero no hay duda que en Loreto estamos aún en la Fase 5 de la pandemia, con la enfermedad fuera de control, y a punto de pasar a la Fase 6, cuando se supone que llegaremos al pico más alto, para después descender. Eso significa que nos falta lo peor, con las dos terceras partes de nuestros recursos humanos en inactividad. En el hospital de ESSALUD, de momento, hay un solo intensivista.

PUEDES VER Restringen la salida de niños en 20 distritos de Lima y 10 regiones

Yo sigo haciendo dos o tres certificados de defunción por día y mis colegas hacen otro tanto o más. Las cifras oficiales de muertos e infectados en Loreto que se han dado hasta la semana pasada para Loreto causaron indignación en quienes contamos los muertos diariamente. Ahora ha habido un reajuste, supuestamente estamos en 2,500 infectados con 250 fallecidos. La verdad es que estamos por los tres mil muertos, y, como dije, nos falta lo peor.

Newsletters La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.

Video Recomendado