COVID-19: Los reyes del recurseo en tiempos de cuarentena