Abimael Guzmán - Crónica sobre el proceso de identificación y cremación de los restos del cabecilla terrorista

Coronavirus: habrá un antes y un después del aislamiento social

Psicóloga Vanesa Panta advierte efectos en salud mental de las personas debido a pérdida de empleo e incapacidad para asumir deudas.

Los días de encierro parecen interminables. Son casi 50 días. Es la única forma de protegernos.
Los días de encierro parecen interminables. Son casi 50 días. Es la única forma de protegernos.
Wilson Castro

El aislamiento social obligatorio prorrogado por el gobierno nacional hasta el domingo 10 de mayo, para evitar la propagación del coronavirus, tendrá duros efectos en la vida de millones de peruanos.

Y, en realidad, los prolongados días de encierro ya vienen afectando la salud mental de las personas, que sufren cuadros de estrés, ansiedad e intranquilidad frente a la amenaza que constituye el COVID-19 para toda la humanidad.

PUEDES VER Enfermera llora por muertes y contagios de colegas [VIDEO]

“Cuanto más se prolongue el confinamiento, mayores efectos tendrá sobre la salud psicológica de la población, los que no terminarían cuando acabe el aislamiento, sino que pueden durar meses e incluso años”, advirtió la responsable de la Unidad de Psicología de la Universidad Nacional de Trujillo (UNT), la psicóloga clínica, Vanesa Panta Cortez.

Pero eso no es todo. Hay consecuencias también en la vida económica y laboral de los ciudadanos. La pérdida del trabajo y la incapacidad para afrontar las deudas económicas generarían mayor angustia que puede derivar en problemas psicológicos agudizados a medida que pasan los meses.

PUEDES VER Trujillo: albergue para indigentes funcionará desde la próxima semana

Sin embargo, para la especialista los efectos psicológicos no se manifiestan de la misma manera para todos los grupos etarios, aunque si se evidencian en cada uno de ellos.

Los niños por ejemplo, no son muy conscientes de la realidad de la pandemia, al igual que los adolescentes, sin embargo se ven afectados por el encierro y el aburrimiento.

Cortez señala que esta difícil situación ha generado manifestaciones psicológicas como incertidumbre, estrés, temor, frustración, aburrimiento, irritabilidad, saturación de información negativa, agotamiento emocional, insomnio, preocupación, angustia y depresión en los ciudadanos, ante las necesidades que pueden estar pasando familiares, amigos y sobre todo por las consecuencias económicas que arrastra esta pandemia.

Por ello, para hacer más llevadero el aislamiento social obligatorio, recomienda mantener actividad física y crear rutinas, establecer contacto social a través de plataformas digitales y llamadas telefónicas evitando así el aislamiento psicológico, tratar de controlar los pensamientos, realizar actividades que estaban postergadas por falta de tiempo y sobre todo recordar que respetando la cuarentena estás brindando ayuda a los demás, pues se reduce el riesgo de contagio.