Centro histórico y bicicleta después del COVID-19

27 Abr 2020 | 16:00 h

La Municipalidad Provincial de Arequipa tiene entre sus proyectos la “Movilidad Urbana Sostenible – Bicicleta Pública”, con dos componentes principales: la bicicleta pública y las estaciones.

Eduardo Ugarte y Chocano

Periodista

El COVID-19 hace ver que los medios digitales –y la tecnología en general¬– no son cosa del demonio, que nos facilita la enseñanza y el trabajo, enlazándonos virtualmente con un entorno inaccesible; que podemos producir comida, no siempre al alcance de y para todos en debida proporción; que hemos vencido enfermedades pero hay nuevas no imaginadas; que el transporte actual daña la salud, pues sin él, el aire limpio ha vuelto.

Así el trabajo y la enseñanza se modificarán, y el alumnado –de vuelta al colegio– se desplazará al sector público; la comida –revalorada– la consumiremos en espacios limitados; el miedo a las enfermedades será instintivo y nuestra movilidad no será la misma. Viviremos un mundo repensado desde el 2021, con otra “normalidad” fruto de la lección de la emergencia. Sin contactos, cambiaremos nuestras prioridades, dando preferencia a lo saludable. Nos humanizaremos (espero) y el Estado intervendrá con protagonismo.

PUEDES VER: Heroísmo de los niños vacuna

Para este futuro, la Municipalidad Provincial de Arequipa tiene entre sus proyectos uno basado en la inversión en infraestructura e innovación, “pilar y reto de modernidad ante el Cambio Climático y nuestra contaminación” mediante la “Movilidad Urbana Sostenible – Bicicleta Pública”, con dos componentes principales: la bicicleta pública y las estaciones (interfaces). Superando la experiencia del 2019 de la ciclovía, que frustró la simultánea intervención en la calle San Juan de Dios; y aprovechando la experiencia de la reducción del 30% de contaminación vehicular gracias al llamado plaqueo.

Esto obedece a que es necesario un sistema multimodal “que dada su complejidad, reclama la incorporación de la bicicleta como parte de la articulación peatón-vehículo”, y considerando que es el momento oportuno para reducir el transporte no limpio en el Centro Histórico. Tanto para el alcalde Omar Candia Aguilar como para el gerente del Centro Histórico, William Palomino Bellido, el proyecto concuerda con el objetivo de desarrollo urbano sostenible “Industria, Innovación e Infraestructura” y este, a la vez, con “Ciudad Atractiva” y “Ciudad Saludable”, dos aspiraciones que deben ser realidades en las que la bicicleta tenga lugar primordial.

Video Recomendado

Lazy loaded component