Arequipa: Conflicto minero en Caylloma y el COVID-19

25 Abr 2020 | 6:42 h
La Republica
Conflicto. Gerente de Bateas señala que pobladores de Cayñloma siempre bloquea vias afectando minería.

Respuesta. Un grupo de dirigentes pide el cese de operaciones. Hubo bloqueos en vía de acceso a minera Bateas. Arguyen que hay casos del nuevo coronavirus. Minera desmiente versión.

Roberth Orihuela Q.

Arequipa. Las autoridades y un grupo de pobladores del distrito de Caylloma solicitaron que la empresa minera Bateas deje de operar. La razón, que hay dos trabajadores supuestamente infectados con COVID-19 en los campamentos de esta compañía.

Sin embargo, el gerente general de la empresa, César Velasco, desmintió esa versión. Aclaró que se detectaron 21 casos positivos con pruebas rápidas, pero estos servidores no entraron a la operación minera y están cuarentena.

PUEDES VER: Se incrementa cifra de muertos por COVID-19 en regiones del sur

La denuncia sobre los supuestos contagios la hicieron los miembros del Frente de Defensa del Distrito de Caylloma y el alcalde Leonardo Huaccha. Este último indicó que el problema para ellos es que la mina siga operando a pesar del estado de emergencia por el COVID-19. Por eso los manifestantes realizaron una protesta, tomaron la carretera de acceso, hubo un altercado con trabajadores de la compañía y efectivos policiales. La gerenta de relaciones comunitarias fue amedrentada con palos y piedras. Las protestas continuaron ayer. Estas se agravaron en la tarde, los protestantes tomaron el municipio y echaron a los trabajadores. La policía los retiró por la fuerza y detuvo a tres personas. Serían denunciadas por violar el estado de emergencia.

¿Puede o no operar la mina en estado de emergencia? Velasco sostiene que ellos se amparan en los decretos 046 y 51. Estos garantizan operaciones mínimas en actividades críticas con el fin de no verse obligados a cerrar. De los 600 obreros de la operación, solo trabajan 120. Muchos de ellos son de Caylloma. "Generamos empleo para ellos”, dijo Velasco.

Sobre los contagiados, el gerente de Bateas pidió no alarmar. Indicó que efectivamente hay 21 casos sospechosos de COVID-19 con prueba rápida (que tampoco son fiables). Pero, ¿cómo los detectaron? Según Velasco, son trabajadores que después de su descanso debían retornar a la mina, la mayoría proveniente de Arequipa. Solo uno estuvo laborando en la operación. Era un vigilante.

PUEDES VER:Desinfección de calles ayuda, pero no salva del contagio por coronavirus

Se desinfectó las áreas donde trabajaba; adicionalmente, dijo el funcionario, como medida de protección se aplicó pruebas rápidas a todo el personal en la operación. De los 120, solo uno dio positivo a la prueba rápida y es asintomático. Este ya fue enviado a Arequipa para su recuperación. "Además, se desinfectó y limpió las áreas de la mina”, explicó Velasco.

“Como empresa estamos aplicando el protocolo del Ministerio de Salud. Acuden con una clínica privada para que les hagan los estudios del caso. Se les toma la temperatura, pruebas de oxígeno en la sangre, entre otras. Además se les pregunta si tuvieron contacto con personas con covid-19”, continuó Velasco.

Los trabajadores que dieron positivo fueron remitidos a la Gerencia Regional de Salud para que se les haga la prueba molecular y se confirme o descarte el mal.

Finalmente, Velasco rechazó a algunos pobladores asesorados por el exalcalde de Espinar, Oscar Mollehuaca, que estarían originando el problema en la zona. Incluso estarían tratando de exiliar a los obreros sospechosos de sus pueblos. “Eso no es humano. Solo les interesa cómo negociar con la mina para obtener un beneficio económico”, aseveró. Recordó a la población que ya se tiene un acuerdo para entregar S/ 5 millones para proyectos en su beneficio.