Lentitud y corrupción en la compra y repartición de alimentos

16 Abr 2020 | 3:29 h
La burocracia municipal y actos de corrupción de empresas proveedoras retrasan la adquisición y distribución de alimentos para las familias más vulnerables.
La burocracia municipal y actos de corrupción de empresas proveedoras retrasan la adquisición y distribución de alimentos para las familias más vulnerables.

Cifras en rojo. Distritos que ya recibieron la transferencia asignada por el gobierno para que provean de comestibles de primera necesidad a las familias vulnerables en el contexto de la epidemia del nuevo coronavirus todavía no compran los productos o si lo han hecho tardan en distribuirlos.

Por: Ángel Páez y Doris Aguirre

La municipalidad de San Juan de Lurigancho recibió 2 millones de soles para la compra y distribución de alimentos destinados a las familias más vulnerables, de acuerdo con un Decreto de Urgencia del Ejecutivo del 27 de marzo. Es uno de los 1,874 distritos a los que se les ha asignado un monto para aliviar el hambre de las familias que no tienen ingresos debido a la inmovilidad social. Pero la ejecución de dicho presupuesto de emergencia para todo el país que alcanza los 237 millones 228 mil 152 soles, avanza muy lentamente y en muchos casos ni siquiera se ha comenzado a repartir los comestibles, como en San Juan de Lurigancho precisamente.

Fuentes del municipio de San Juan de Lurigancho señalaron que se ha previsto asistir a 25 mil 700 familias con canastas de un valor de 78 soles cada una. Pero, por indecisión del alcalde Álex Gonzales Castillo, todavía no comienza la distribución.

PUEDES VER Coronavirus en Perú EN VIVO hoy 15 de abril: Minsa informa de 254 muertos y 11.475 casos de contagios

“Desde que el municipio recibió el presupuesto hemos exigido al alcalde Gonzales que nos informe detalladamente sobre la cantidad y el precio de los productos, así como los nombres de los beneficiarios que recibirán las canastas de víveres”, señaló el regidor del municipio Óscar Herquinio Luna: “Ha transcurrido una semana y hasta el momento el alcalde Gonzales no nos informa nada. Nos dice que ya va a repartir las canastas, pero nada".

Según la base de datos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), para la adquisición de alimentos cada distrito ha gastado un promedio de 40%. No obstante el contexto de emergencia, las autoridades ediles tardan demasiado en efectuar las adquisiciones de los productos que deben entregar.

Una revisión del registro diario del gasto de dicho presupuesto deja en evidencia que municipios que pertenecen a departamentos con importantes cifras de contagiados han avanzado poco o nada.

PUEDES VER Peruano de 90 años vence al coronavirus y regresa a casa tras 19 días en hospital

A paso lento

Los concejos distritales de Tumbes han recibido 1 millón 266 mil 129 soles; los de Piura 13 millones 363 mil 526 soles; y los del Callao 3 millones 053 mil 550 soles. En estas jurisdicciones donde existen numerosos contagiados por el nuevo coronavirus la mayoría de las autoridades locales casi no han tocado el presupuesto: los distritos de Tumbes han gastado el 4.9% del total transferido; en Piura han llegado al 7.4%; y en el Callao, al 11.1% (según reporte del MEF al 13 de abril).

En el caso de uno de los distritos más populosos de la capital, Ate, el alcalde Edde Cuéllar aseguró que su despacho inició hace tres días la distribución de 25 mil bolsas de víveres a las familia vulnerables del distrito, con los 2 millones de soles que le fue entregado por el Gobierno.

“Las canastas con productos de primera necesidad se reparten casa por casas a las familias de pobreza y pobreza extrema empadronadas debidamente, y que no han recibido el bono de 380 soles” declaró el burgomaestre Cuéllar.

PUEDES VER General PNP Díaz: “Coronavirus, el mayor reto para la policía desde la época del terrorismo”

En Ate la canasta tiene un valor de 80 soles y comprende 2 litros de aceite, 3 bolsas de avena, 5 bolsas de lentejas, 4 tarros de leche evaporada, 5 kilos de arroz, 2 kilos de azúcar, 8 bolsas de fideos y 9 latas de atún.

En cambio, en La Victoria, todavía no se ha emprendido la tarea con los 500 mil soles que se le ha asignado.

“Hoy habrá una sesión del concejo virtual y se aprobará la compra de los víveres que serán repartidos el día viernes”, señaló el vocero de prensa del municipio, Paul Torres. Preguntado por la demora de la adquisición de los víveres dijo: “No contamos con la base de datos del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social sobre las personas que ya recibieron el bono de 380 soles”.

PUEDES VER “Papá, te extraño mucho”: militares reciben emotivos mensajes de sus familias

Según los registros del MEF, a Villa María del Triunfo se le ha asignado 1 millón 300 mil soles y se indica que ya gastó el dinero.

“Recién hoy el alcalde Eloy Chávez ha empezado a repartir las bolsas de víveres en coordinación con el Ejército. Las canastas ya estaban listas, pero no se pudo entregar a las familias por el toque de queda decretado los días jueves y viernes. Con el dinero entregado por el gobierno, el municipio entregará víveres a 12 mil familias de pobreza extrema”, indicó la regidora Solange Uezo Sánchez.

La mano corrupta

Después de consultar con diversas fuentes relacionadas con la transferencia de fondos de emergencia, se han identificado hasta tres situaciones que explicarían la ralentización del proceso de compras:

a) La burocratización del proceso de adquisición y repartición de los alimentos.

b) El temor de los funcionarios municipales a efectuar adquisiciones que podrían ser observadas o denunciadas por la Contraloría General de la República.

c) La ausencia de reglamentación del procedimiento de adquisición de los alimentos, así como de la identificación de los beneficiarios y la rendición de cuentas de la ejecución del presupuesto.

PUEDES VER Comerciantes con COVID-19 vendían con normalidad en mercado pese a conocer su condición

Otro factor que retrasa la entrega de los comestibles son los actos de corrupción en distintas partes del territorio nacional.

Desde que el Ejecutivo dispuso la transferencia de los 236 millones 694 mil 522 soles para la compra de los alimentos, la Contraloría General de la República advirtió que se necesitaba transparentar el proceso para evitar casos de corrupción, ya que los municipios han sido autorizados a efectuar adquisiciones directas de los productos. Como era de esperarse, han comenzado a reportarse presuntos actos ilícitos no solo en el proceso de compra sino también en las cantidades de los alimentos.

Precisamente, la Contraloría detectó que las bolsas de alimentos que se disponía distribuir la Municipalidad Provincial de Trujillo contaban con productos que presentaban menor peso en relación con lo que se había comprado.

PUEDES VER Fallece héroe de la operación Chavín de Huántar por coronavirus

Los servidores de la Contraloría sorprendieron a un proveedor que descargaba en el coliseo Inca bolsas de lentejas de 3 kilos con 400 gramos, y no de 3 kilos con 500 gramos, como correspondía, por lo que se dispuso la paralización de la repartición hasta verificar que se cumpliera con el peso. Este tipo de episodios afectan directamente a las familias vulnerables para las que están dirigidos los alimentos.

La verificación se hará en los 74 distritos de La Libertad, cuyas alcaldías han recibido en total 14 millones 447 mil 577 soles para la adquisición de comestibles. No se le puede conceder ningún centavo a la corrupción.

El dato

Robo. Luego que el regidor de Chepén (La Libertad) Jorge León lo denunciara, el gerente municipal de dicha localidad, Bladimir Lingán, fue detenido por agentes de la División de Investigación.

Preso. Lingán ocultaba en un almacén alimentos que fueron comprados para las familias necesitadas.

PUEDES VER Listado de infracciones y multas por incumplir la cuarentena durante el estado de emergencia

La distancia también es un factor

Según la base de datos del propio MEF, hay zonas del país en las que el monto asignado todavía no es transferido, particularmente en distritos muy alejados de Loreto y Ucayali, donde habitan las comunidades nativas.

Ocurre lo mismo con localidades de las zonas andinas más inhóspitas, como en Ayacucho, Apurímac, Cajamarca. Cusco, Puno, Junín y Huánuco, lo que explica por qué en esos departamentos el promedio de ejecución del presupuesto resulta tan bajo, entre 11 y 25% del total.

Pero también se ha detectado casos en los que la base de datos del MEF indica que no ha habido transferencia, cuando en realidad los municipios ya recibieron los fondos.