Enseñanza en casa. Medidas de aislamiento social hicieron que la enseñanza en las aulas se transfiera a los hogares, mediante métodos y recursos virtuales.

Currículo escolar para emergencia y lo que debe reformularse

Aprender en casa. La educadora Esperanza Medina considera que impartir conocimiento puro y duro a través de formatos virtuales en esta época puede fracasar. Debe reforzarse habilidades que ayuden a la unidad familiar y abran el campo a la inteligencia.

La República
10 Abr 2020 | 6:21 h

Esperanza Medina. Docente universitaria

Toda propuesta se evalúa por su viabilidad en un contexto determinado y por la calidad de sus posibles resultados. “Aprendo en casa” emerge en una coyuntura de tensión y exigencia para atender el sector escolar; por lo que se comprende que no haya considerado factores que ponen en riesgo su viabilidad y efectividad.

Cabría mencionar 3 factores de riesgo fundamentales: (1) La capacidad de las instalaciones de internet para resistir la sobrecarga de uso y para asegurar acceso a todos los usuarios. (2) Los límites propios de la televisión y radio para el desarrollo de temas del currículo oficial de los 12 grados desde inicial a secundaria. (3) La complejidad del monitoreo del aprendizaje de ese tipo de contenidos, pues además de requerir también de internet, los docentes a cargo podrán sólo verificar fichas que no necesariamente garantizan el logro del aprendizaje deseado.

PUEDES VER: La educación de nuestros hijos en tiempo de cuarentena

Además de los factores de riesgo mencionados que dificultan seriamente su viabilidad, aparece una incoherencia fundamental en la propuesta: se pretende aplicar lo que ha sido planeado para situaciones de normalidad a una realidad totalmente fuera de lo normal y con graves tensiones.

Es por ello recomendable que el Ministerio de Educación reformule su propuesta estructurando un currículo escolar para la emergencia (CEPEM), a ser cubierto en los próximos 4 meses, tiempo estimado para el aislamiento escolar. Esta propuesta curricular debe tomar muy en cuenta los siguientes aspectos medulares en la problemática educativa:

1

Existe una deficiencia fundamental que impide el desarrollo de la educación a niveles de calidad y efectividad requeridos para dar forma y sostener una sociedad humana: el alto porcentaje (alrededor del 80%) de disfuncionalidad de los hogares. Este factor ha generado abandono, desamor y crisis emocional en los estudiantes, lo que interfiere gravemente en su proceso educativo.

PUEDES VER: Estudiar en casa en tiempos de coronavirus

2

El nivel de desarrollo de capacidades inteligentes, afectivas y sociales de los estudiantes en general es muy bajo, lo que determina pobres desempeños académicos, teóricos y prácticos, así como en su comportamiento como ciudadanos funcionales en formación.

Ejes del CEPEM

En este entender de la realidad educativa, previa a la emergencia por el coronavirus, la coyuntura ofrece condiciones muy favorables para abordar los problemas identificados, pues hoy en día las familias en su mayoría están reunidas en un espacio común de interacción. Esto facilitaría el trabajo para cultivar valores en la obligada convivencia en casa. Por tanto, un eje del CEPEM tendría que ser el cultivo de valores de convivencia familiar: Respeto, honestidad, responsabilidad, organización para el trabajo en equipo. Esto implica más que hablar de dichos valores, lanzar actividades a realizar en familia que promuevan el hacer cosas juntos, viviendo los valores, produciendo pequeñas cosas que den alegría conjunta en el logro alcanzado trabajando unidos, afirmando la autoestima individual y familiar.

PUEDES VER: Arequipa: MEF transfirió más de S/ 2 mllns al gobierno regional para pagar docentes

Un segundo eje del CEPEM tendría que ver con el desarrollo de capacidades inteligentes y afectivas mediante actividades artísticas de exigencia variada, según se trate de niños o adolescentes. Así, es pertinente la asignación de lecturas escogidas y la exigencia de escribir el “diario familiar”, o reportajes de eventos que les haya impactado, como registro de una historia inédita, la del aislamiento social mundial para enfrentar y vencer un virus. Igualmente, se debe incluir el dibujo, el canto, la danza, la música. Este segundo eje llevaría como plataforma un paquete de estímulos en el área de difusión de los productos obtenidos, mediante un gran festival artístico descentralizado al culminar la cuarentena.

Ambos ejes pueden integrar transversalmente temas de varias disciplinas. La clave de la efectividad del CEPEM es que parte de la realidad y llega a ella para impactarla favorablemente, con el resultado neto de crecimiento humano de los educandos, en lo individual, en lo social, en su inteligencia y en su afectividad. Es decir, se habría alcanzado el objetivo educativo a cabalidad. Pero lo más importante, se habría contribuido con mejorar las relaciones familiares, viviendo experiencias inolvidables en el seno del hogar.

PUEDES VER: Más de un millón de niños iniciaron clases

Es momento de apostar con creatividad a un cambio educativo que capitalice la emergencia a favor del desarrollo humano integral de los niños y jóvenes.

Video Recomendado

Lazy loaded component