IRRESPONSABLES. Policías en audiencia sentenciados por incumplir cuarentena.

Cuarentena: cuando eres autoridad y haces lo que venga en gana

MERECEN SANCIÓN. Deberían ser los garantes de hacer cumplir las normas, pero son los primeros violadores. Alcaldes, policías y otros detenidos por romper el estado de emergencia.

La República
09 Abr 2020 | 9:18 h

Maribel Mamani y José Salcedo

Una escena. En la oficina del alcalde de Canchis (Cusco), Jorge Quispe, están regadas botellas de licor y prendas de vestir de una joven que lo denunció por violación. Quispe, el organizador de la reunión social, es detenido por la policía borracho en plena cuarentena.

En Puno, Dennys Jimmy Tapia Condori, trabajador de la Sunat, atropella y mata al soldado Ronald Mamani Ajajahui para evitar ser intervenido. Tapia cumple ahora un orden de prisión preventiva, acusado de homicidio calificado, violencia y resistencia a la autoridad, daños y falsedad genérica.

PUEDES VER: Cusco: Alcalde de Canchis quedó libre tras acusación por tocamientos indebidos

En definitiva, escenas que representan un desafío a la autoridad y un menosprecio por el orden y las leyes. Pero, ¿por qué las autoridades, encargadas de hacer cumplir las leyes, las violan infamemente?

El especialista Arturo Ferro explica que lo hacen porque son natos infractores. “Sus cerebros actúan en automático, desobedeciendo cualquier cosa. Es más, se regocijan y se ufanan de ello. A esto se suma el uso y abuso de poder, y la soberbia”.

La presidenta de la Corte Superior de Justicia, Miriam Pinares, considera que el desacato se debe a que “vivimos una cultura donde no hay respeto de las normas jurídicas y del orden social que se ha impuesto para nuestra convivencia. Nos falta educación y civismo…”.

Para el abogado Boris Mujica Paredes, muchas autoridades -no todas- “creen que por su condición deben tener un trato diferenciado cuando se aplica la ley”. Mujica considera que quebrantar las leyes “es parte de la inadecuada visión de ser autoridad, es decir, creer que están encima de la ley y de los demás”.

Arturo Ferro añade que en estas conductas hay falta de humildad y empatía. “No tienen los neuromoderadores cerebrales y eso les impide actuar con humildad. Ser empáticos y pensar en el resto siendo solidarios no va con ellos”.

Según la magistrada Pinares, la inconducta de los ciudadanos de a pie tiene en cierto modo su explicación en la de las autoridades que rompen las reglas. “Allí se explica también por qué la gente de a pie tampoco obedece las normas”, analiza.

PUEDES VER: En Cusco, alcalde suspendido se reunía con regidores en local municipal pese a cuarentena

Malos ejemplos

El alcalde de Pillpinto (Paruro), José Cornejo Carpio, el 23 de marzo fue intervenido por agentes policiales en su domicilio. Se halló una caja de cerveza y botellas. Fue trasladado a la Comisaría de Accha y el resultado de dosaje etílico salió negativo.

El alcalde de Quiñota (Chumbivilcas), Óscar Torcuato Chahua Márquez, y el subprefecto distrital Toribio Álvarez Chahua fueron intervenidos el 28 de marzo a las 21:20 horas por ronderos de la comunidad campesina Lutto Kututo. La Policía halló dos botellas de cerveza vacías y una de ron llena. Los acusan de delito contra la seguridad pública, violación de medidas sanitarias y contra la administración pública. El subprefecto de Quiñota, Toribio Álvarez Chahua, fue retirado del cargo.

Siete policías fueron enviados a prisión preventiva por dos meses. Se trata de la SO3 Naty Karina Ayala Camero, intervenida el 21 de marzo a las 23:37 horas tras chocar su auto contra dos postes de alumbrado público. El dosaje etílico salió positivo. Laboraba en la Comisaría de la Familia y sostuvo que al día siguiente recién se incorporaba a su dependencia.

El 22 de marzo fueron intervenidos los suboficiales de tercera Irvin Choquepata Ayma, Lizbhet Zuñiga Quehuarucho, Flor Valenzuela Pfocori, Piter Ascona Salcedo y Kevin Barón Mendivil, este último con apenas dos meses en la institución policial. Todos pertenecen a la Unidad de Tránsito. Dosaje etílico salió positivo y fueron intervenidos en el departamento de uno de los agentes policiales, a pocas cuadras de su lugar de trabajo.