Sociedad

FFAA, PNP y el INPE ya confeccionan mascarillas

Ante escasez en el mercado. Producto se elabora en talleres siguiendo las indicaciones dadas por el Ministerio de Salud.

La Republica
Usos mascarillas

Ahora es de uso obligatorio y no se permitirá a las personas circular por las calles si no tienen una mascarilla. Así lo advirtió ayer el presidente Martín Vizcarra, en su habitual exposición.

Previamente, el Ministerio de Salud (Minsa) estandarizó la producción de esta prenda ante la escasez de la misma en el mercado local.

Y los primeros en responder al llamado del presidente y las recomendaciones del Minsa fueron las Fuerzas Armadas, la Policía y el INPE, cuyo personal, en el caso de las dos primeras, iniciaron la confección masiva de este producto para proteger a la población frente al COVID-19.

La Fuerza Aérea del Perú (FAP) inició estas labores para dotar a su personal que viene patrullando las calles de Lima y provincias, a fin de protegerlos del virus. La institución elabora cerca de 400 mascarillas diarias y pronto estará en condiciones de apoyar a la población civil.

“Se elaboran las mascarillas de acuerdo con los estándares del Minsa, pues cumplen la función de protección. La capacidad máxima de producción es de 300 a 400 mascarillas diarias. Vamos 7 días confeccionando en un proceso de producción que dura las 24 horas, en 4 turnos de 6 horas. Hasta el momento hemos abastecido al 40 % del personal de la Fuerza Aérea y la idea es seguir para cumplir la necesidad de la FAP, luego abastecer a la población vulnerable”, explicó el mayor general FAP Wolfgang Grozo Costa, a cargo de esta misión.

La unidad responsable de elaborar este producto es el Servicio de Intendencia de la FAP, el cual determinó que el costo de cada mascarilla bordea el sol con 70 céntimos.

Por el momento la producción se hace con los excedentes de tela que hay en la FAP, lo que significa que el proceso es a cero costo.

En el caso del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) se informó que los internos de los penales iniciaron la confección de mascarillas siguiendo las disposiciones técnicas establecidas.

Esta labor se realiza mediante el programa “Cárceles productivas” que se imparte dentro de los centros penitenciarios.

La Policía, por su parte, confeccionó y repartió mascarillas junto con alimentos en las zonas más alejadas de Lima.