Tres medidas urgentes

Más pruebas, respiradoras y más recursos materiales.

Editorial Editorial
19 Mar 2020 | 7:11 h

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado medidas aún más drásticas para combatir la expansión del coronavirus: que se aísle a todos los sospechosos de coronavirus, que los países se aíslen, realizar más pruebas, aislar los casos positivos y trazar los contactos de las personas contagiadas.

Estas medidas corresponden a una fase de contagio exponencial en el mundo, cuando la cifra de casos ha superado los 200 mil y los muertos suman más de 8 mil, una letalidad del 4%, un estimado alto en las primeras aproximaciones.

En nuestro caso, son atendibles las nuevas medidas sobre el tránsito de personas. En ese sentido, es destacable que los recientes reportes indican que en las últimas 48 horas el crecimiento de casos ha sido menor de lo esperado, lo que puede ser leído tanto como un contagio menos rápido o que se hacen menos pruebas de las que necesitamos.

El asunto de la pruebas es crucial; ellas nos remiten a la ubicación de las personas contagiadas para ser tratadas, y a su entorno, y a los pacientes asintomáticos que, sin embargo, contagian a otros y en los que el riesgo no desaparece. La OMS ha relativizado la idea de que la enfermedad solo afecta a la gente mayor y ha recordado que existe un número significativo de jóvenes fallecidos. Por esa razón, es muy urgente aumentar el número de pruebas y situarlas quizás por encima de mil cada día, de acuerdo a especialistas consultados por este diario.

Del mismo modo, es necesario encarar la falta de respiradores, de los cuales se ha encargado una compra urgente de 100, una cantidad insuficiente para nuestras necesidades, aunque también es cierto que escasean en el mercado internacional. Chile ha encargado 800 de estos equipos.

Es urgente asimismo hacerse cargo de la creciente escasez de recursos disponibles para la población. Siendo correcta la decisión de entregar 380 soles a tres millones de familias peruanas, se hace patente que serán necesarias otras medidas que permitan que las familias enfrenten la pandemia con menos privaciones. En ese sentido, varios especialistas han recomendado la asignación de bonos para los jubilados y los trabajadores del Estado en todas sus modalidades, entre otras medidas. El objetivo social debería ser que la cuarentena y la etapa inmediatamente posterior a ella no impliquen una enorme pérdida del nivel de vida de los peruanos.

La unidad nacional debe profundizarse; este objetivo nos compromete a todos. Continuemos remando en el mismo sentido perfeccionando las medidas adoptadas, respaldadas por todo el país.

Video Recomendado

Lazy loaded component