editorial coronavirus

Somos un equipo

Este partido lo juega el Perú

Editorial Editorial
16 Mar 2020 | 6:25 h

El Gobierno ha dispuesto nuevas y más duras medidas para frenar el contagio del coronavirus. Estas medidas pueden resumirse en cinco grandes decisiones: 1) declaratoria del estado de emergencia por 15 días a tenor del artículo 137º de la Constitución, 2) aislamiento social obligatorio, 3) cierre de las fronteras, 4) garantía para el abastecimiento esencial de la población y 5) protección especial a los adultos mayores, personas con severa discapacidad y familias vulnerables por razón de sus ingresos.

Estas medidas son absolutamente necesarias por la progresión de los contagios y por la falta de efecto de las que se expidieron recientemente, y están en la línea de lo que han dispuesto otros países de la región. De ellas, el aislamiento obligatorio es la más importante porque impide que los casos escalen a un nivel que saturen el sistema sanitario peruano que, como se ha informado, carece de camas y equipos para una demanda en cascada.

El Gobierno también ha dispuesto que se intensifiquen las pruebas de descarte de Covid-19, de modo que ha adelantado que no debe producir alarma el aumento de casos, porque ello debería implicar que se reduce el subregistro de casos.

Las precisiones de las medidas se harán como segundo paso, pero la primera obligación de los peruanos es acatarlas conscientemente, respetarlas y colaborar con su éxito. Deben ser cuestionadas aquellas conductas que intenten desvirtuarlas desde un temperamento criollo y facilista, de modo que la vigilancia de la disciplina social es una tarea de todos, y no exclusivamente de las autoridades.

Es cierto que el grado de impacto de las medidas no será el mismo en cada caso, habida cuenta de la desigualdad vigente en nuestro país. Los más afectados serán las familias en extrema pobreza y aquellas cuya subsistencia depende de un ingreso diario. Se espera por lo tanto que las medidas extraordinarias de protección social anunciadas se pongan en marcha a la brevedad posible. También se verán afectadas las pequeñas y medianas empresas que estarán forzadas a reducir su plantilla laboral si no son apoyadas a sobrellevar este momento. Por lo mismo, para ellas se precisan medidas igualmente extraordinarias.

Esta es una hora de unidad nacional. La necesidad de juntarse alrededor de las medidas adoptadas no es una frase cliché o para salir del paso de un momento difícil. Más que nunca es cierto que el Perú nos necesita, más allá de los intereses del Gobierno y del Estado. El comportamiento patriótico es imperioso. Este partido lo estamos jugando nosotros. Somos un equipo.