¡Abajo la censuración!

“¿Por qué te arañas cuando alguien usa el todes, el todxs o cualquier otra forma de lenguaje inclusivo?”

Maritza Espinoza
12 Feb 2020 | 5:19 h

Las lenguas no evolucionan ni se expanden por modas, caprichos, ideologías, o porque a algún mortal le salga de los forros. Tampoco porque exista una aduana del lenguaje que te diga si el modo en que hablas es correcto o incorrecto. Eso ya lo desestimó la lingüística moderna hace mucho. De hecho, don Marco Aurelio Denegri fue uno de los últimos dinosaurios de esa corriente.

Las lenguas se desarrollan, sobreviven o se expanden, invariablemente, por razones económicas. Por eso toda Europa hablaba latín durante siglos de siglos y, por eso también, tú mandas a tus hijos a estudiar inglés y no quechua: porque hay un imperio que habla ese idioma y al mundo le conviene hablarlo, pues eso facilita todo tipo de transacciones. Por eso también murió el esperanto, casi antes de nacer, porque, siendo una lengua de impecable lógica, no servía para un cuerno.

Dicho esto, ¿por qué te arañas cuando alguien quiere usar el todes, el tod@s, el todxs o cualquier otra forma de lenguaje inclusivo? ¿En qué te incomoda? ¿Por qué te pones agresivo y sacas el mataburro cada vez que a alguien se le ocurre reivindicar su uso?

A mí no me gustan los nuevos modismos “políticamente correctos” (en eso soy bien old fashioned, valgan verdades), pero, como soy capaz de entenderlos perfectamente y, si no, de pedir que me expliquen el término, le dejo a cada uno el derecho de hablar como le dé la gana, mientras no insulte ni ofenda al resto.

El tiempo dirá si el lenguaje inclusivo sobrevivirá a estos tiempos o si correrá la suerte del esperanto. No es asunto mío ni tuyo. Aunque, si de gustos se trata, me encantaría que sobreviva el lóxoro, que es más divertido. O la nueva moda juvenil de “sustantivizar” cualquier verbo sólo por joder.

Y ahora, con permiso, me voy a seguir con la trabajación.

Video Recomendado

Lazy loaded component