Decomisan alimentos en mal estado en puestos de mercado

Se confiscó 5 kilos de pescado y pollo en estado de descomposición que iban a ser comercializados. Comerciantes que sigan infringiendo las normativas de salubridad serán denunciados por atentar contra la salud pública.

Fueron 5 kilos de pescado y pollo decomisado en estado de descomposición.
Fueron 5 kilos de pescado y pollo decomisado en estado de descomposición.

Durante un operativo realizado en el mercado central de Chota en Cajamarca, se decomisó 5 kilos de pescado y pollo en estado de descomposición que iban a ser comercializados al público. La inspección fue realizada por la unidad de calidad ambiental, unidad de mercados y camales, policía nacional y el equipo de administración del centro de abastos.

Los alimentos confiscados tenían un olor fétido y un color muy distinto a los alimentos frescos, por ejemplo, las vísceras de los pescados tenían un color marrón y el pollo, de igual manera.

“Comercializar estos alimentos podrían causar intoxicaciones, problemas gastrointestinales, infecciones, y si la persona que los consume sufre alguna enfermedad, puede complicarse y poner en riesgo su vida”, manifestó personal de calidad ambiental.

PUEDES VER Autoridades de Cajamarca toman acciones contra contaminación de rio Cañat

Ante esta situación, interpusieron una multa del 10% de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT), equivalente a 395 soles. El jefe de la unidad de mercados y camales, advirtió a los comerciantes que de continuar infringiendo las normativas de salubridad e higiene serán clausurados definitivamente; además de ser denunciados por atentar contra la salud pública.

La nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” de Produce, D’Janira Paucar brindó algunas recomendaciones para reconocer un pescado en buen estado: nunca comprar pescado golpeados, ni hinchados; latas con señales de oxidación, pues es signo de descomposición; en caso haya presencia de burbuja dentro de la lata de conserva, hay que desecharla; fijarnos en la fecha de vencimiento del envaso y que cuente con registro sanitario.

También, asegurarnos de que las latas estén almacenadas en lugares frescos, secos y no estén expuesto al calor y a la luz, limpiar la lata antes de su consumo y de preferencia consumir todo el producto, de no ser así guardar el contenido sobrante en un envase de vidrio dentro de la refrigeradora.