Dolor en Villa El Salvador

Atender la emergencia, investigar y reparar a las víctimas.

Editorial Editorial
24 Ene 2020 | 2:39 h

La explosión de un camión cisterna que transportaba gas provocó un grave incendio en el distrito de Villa El Salvador que hasta el cierre de esta nota había causado la muerte de tres personas y herido a más de cincuenta, varios de ellos con graves quemaduras. El incendio afectó por lo menos a 20 viviendas y generó un clima de angustia y dolor del que el querido distrito de Lima demorará en reponerse.

Es destacable la reacción rápida de los bomberos, el Ministerio de Salud, EsSalud, la Policía y las FFAA. Y merecen aun más reconocimiento los gestos de generosa humanidad de los peruanos que prestos acudieron a donar sangre a los centros de salud.

Las investigaciones arrojarán resultados y es obvio que en ellas se tendrá que ponderar tanto lo fortuito como las fallas humanas y técnicas, y el papel que ha cumplido la regulación pública.

Los primeros datos e imágenes indican que la tragedia se debió a que el vehículo atravesó un desnivel en la vía y ello motivó la fuga del gas licuado que transportaba, un efecto que no se habría producido si el vehículo estuviese en buenas condiciones, lo que se acredita por el hecho de que la misma unidad tuvo un percance parecido en octubre del año 2018. En esa oportunidad, también se produjo una fuga de gas.

Hay otros elementos por considerar, relacionados tanto con la fiscalización del Estado como con el cuidado que la empresa debió poner en una actividad riesgosa: el chofer del vehículo acumulaba 83 infracciones de tránsito y transporte, 14 de ellas muy graves según el registro del Servicio de Administración Tributaria de Lima (SAT).

Finalmente, debe investigare el deterioro de la vía que fue construida hace poco –se afirma que para los Juegos Panamericanos– siendo inexplicable que cediera el pavimento hasta convertirse en desnivel. Es cierto que la ciudad capital está poblada de desniveles, baches y huecos, aunque en este caso la fuga de gas parece haberse ocasionado por un concurso de factores.

Por esa razón, tanto la empresa como la Municipalidad de Villa El Salvador, Osinergmin y el Ministerio de Transportes deben rendir cuentas sobre lo que hicieron y dejaron de hacer, lo que hace importante una investigación idónea e imparcial además de la que ya inició la Fiscalía.

Se han perdido vidas, decenas de personas han sido heridas y sus medios de vida han sido severamente afectados. El Estado tiene el deber de encarar la emergencia, responsabilizarse de la atención de los heridos y damnificados, y también de encontrar la verdad para que las víctimas sean reparadas.

Video Recomendado

Lazy loaded component