Un sueño vuelto pesadilla. Los accionistas no tuvieron mejor idea que llamar ‘Quimera’ a la constructora que alzó el complejo más alto de la ciudad.

Embargan a empresa constructora del edificio más grande de Arequipa

Quimera. Empresa se endeudó con un banco de Barbados que le ha embargado varios de sus bienes y proyectos en Arequipa. Esta crisis también habría jalado a la financiera TFC, intervenida por la SBS.

La República
22 Dic 2019 | 8:45 h

Fiorella Montaño Pastrana

Hace siete años, la constructora Quimera planteó un enorme desafío: la construcción del edificio más alto de Arequipa. En 2016, inauguraron dos torres gemelas de 21 pisos con un hotel cinco estrellas, clínica, oficinas, bancos, etc. Una suerte de bunker empresarial.

Quimera Holding Group SAC se convirtió en una de las constructoras más importantes de la región. Sin embargo, era insospechado que sus finanzas estuvieran resquebrajadas.

PUEDES VER: El Misti y el Altiplano: un baile histórico de a dos

El pasado 12 de abril, el Juzgado Civil de Islay dictó una medida cautelar en contra de los bienes, derechos y acciones de la inmobiliaria. Esa medida se efectivizó. Hoy, un anuncio rojo de embargo se luce en sus oficinas ubicadas en la avenida Aviación, a dos cuadras del Metro de Cerro Colorado. Está con deudas hasta el cuello.

Deuda creciente

El problema de Quimera - que cambió de denominación a Inmobiliaria AQP SUR - tiene su origen en una deuda con un banco de Barbados, isla caribeña antes declarada paraíso fiscal.

En noviembre del 2015, la empresa pidió un préstamo de 2 millones y medio de dólares a Amicorp Bank And Trust Limited. De acuerdo al contrato, Quimera y sus apoderados Juan Carlos Córdova del Carpio y Susan Roberts Andrews se comprometieron a cancelar el crédito como máximo hasta el 31 de marzo del 2017. El pago comprendía intereses y otros gastos que elevaban la cifra a más de 4 millones de dólares.

Como señala la demanda, la empresa arequipeña incumplió sus obligaciones. Por ello se pidió el embargo preventivo de las acciones de Quimera y empresas relacionadas a los apoderados de la empresa.

Este embargo también fue aplicado a las empresas Pixis Desarrollo Inmobiliario, que era la encargada del proyecto Los Sauces de Fernandini y Fructo SAC, que tenía el proyecto Quinta Palermo en Umacollo. Otra tercera empresa del holding afectada es Aguasanta Perú SAC, a cargo de la ejecución de Jardines del Palacio en Sachaca. Todos los proyectos inmobiliarios eran ofertados por Quimera.

PUEDES VER: Arequipa: Hidroeléctrica Charcani VII y los temores de un daño ambiental

El efecto en TFC

Hace unas semanas, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) intervino a la financiera TFC por incumplir la Ley General del Sistema Financiero. La entidad reguladora se percató que el patrimonio efectivo de la financiera se redujo en más del 50% en los últimos 12 meses. Ordenó el cese de las operaciones.

Todos los proyectos inmobiliarios que financiaba Quimera tenían como respaldo a TFC. Pero esa no es la única relación entre ambas entidades. El principal accionista de la financiera es Giant S.A.C. Esta es una empresa arequipeña formada en 1994 por Juan Carlos Córdova, gerente de Quimera.

Giant se formó como una empresa dedicada a la venta y distribución de equipos mecánicos y eléctricos. Sus operaciones se ampliaron al rubro inmobiliario cuando absorbió a Quimera, empresa formada con un capital de mil soles. El respaldo de Giant era mayor.

Cuando Amicorp demandó a Juan Carlos Córdova y Quimera, también pidió el embargo de las acciones de TFC. Los problemas de Giant terminarían de hundir a la financiera.

Jorge Mogrovejo, superintendente adjunto de la SBS, señaló que TFC tenía una cartera de proyectos inmobiliarios de S/ 200 millones. Una vez se liquidó la financiera, se notificó a Mivivienda y Techo Propio para que trasladen la cartera a otras entidades financieras. Desconocían del embargo a la mayor accionista de TFC.

La República buscó a Juan Carlos Córdova en su oficina e indicaron que se comunicaría, pero no hubo la respuesta del caso en días. La misma situación se dio cuando se buscó al gerente de Quimera, Dick del Arroyo Calderón.

Video Recomendado

Lazy loaded component