MUNDIAL QATAR 2022POLLA MUNDIALISTA
EN VIVO - Pedro Castillo: últimas noticias tras la orden de detención preliminar en su contra
Sociedad

Sunafil carece de inspectores para defender derechos de los trabajadores

La misión de Sunafil es fiscalizar que las empresas respeten los derechos de los trabajadores, pero ¿es posible hacerlo con 13 inspectores para más de diez mil empresas?

La Republica
Debilidad. Inspectores laborales no se dan abasto para atender los casos de miles de trabajadores. Sunafil necesita doble de presupuesto.

Roberth Orihuela Q.

El presidente Martín Vizcarra mostró indignación por la muerte de dos jóvenes en McDonald’s. Sin embargo, ¿qué hace el Estado para defender a los trabajadores de los abusos de algunos empleadores?

La situación laboral de los colaboradores de las grandes cadenas es delicada. Ellos laboran bajo el sistema part-time, que ni siquiera tiene opción de queja ante la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (ver nota pág. 19)

En los otros regímenes laborales donde se cumple las 8 horas de trabajo, el trabajador está a la intemperie. Es cierto, se les reconoce varios derechos laborales (CTS, gratificaciones, vacaciones, etc) pero, ¿qué pasa cuando las empresas incumplen? La falta de control es tierra fértil para el abuso.

La Sunafil está a cargo de la fiscalización laboral pero carece de inspectores. El analista Humberto Campodónico advirtió que hay 0.2 inspectores por cada 10 mil trabajadores. Estamos en el sótano en comparación a otros países.

En 2019, su presupuesto fue de S/ 175 millones pero necesitan el doble. Tienen alrededor 650 inspectores pero requieren más de 2 100 para realizar su trabajo en forma mediana. Tampoco hay filiales de Sunafil en todas las regiones. En el sur no hay en Tacna y Apurímac.

En Arequipa, la segunda ciudad del país, hay apenas 20 inspectores. Se requiere el doble para un trabajo aceptable. El intendente regional, Edward Venero, admite que cada inspector no puede hacer más de 8 casos a la semana debido a la complejidad.

En 2018 hubo menos inspectores y eso provocó una sobrecarga y una lista de espera de hasta 3 meses para una inspección. Pero Venero asegura que este año ya están al día y para fin de año se espera terminar con la mayoría de los casos. “Ya no vamos a tener en fila de espera y esperamos finalizar el 2020 con 35 inspectores”, agrega.

Igual de desalentador

En Cusco el panorama es igual de desalentador. Apenas cuentan con 13 inspectores para 10 755 empresas privadas. Durante el 2018 realizaron 1 480 actuaciones de fiscalización, 1 019 acciones de orientación y asesoramiento técnico y se logró incorporar a la planilla a 1 553 trabajadores. En tanto, este año las acciones de fiscalización superaron las 1 700.

La falta de personal es también limitante. Además, otro inconveniente es la difícil geografía de la región, que dificulta llegar con rapidez a zonas como al Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem). Se anuncia dos inspectores más.

En Moquegua la situación es igual de crítica. Allí hay apenas 3 inspectores titulares y 3 auxiliares. Aún así, la intendenta Gloria Valdivia indica que han resuelto el 99% de las 496 denuncias por incumplimiento de beneficios laborales que llegaron. Aún hay empresas que no cumplen con pagar horas extras y se retrasan en depositar beneficios como gratificaciones y otros. El papel del Estado en ese sentido debe replantearse y asumir una defensa decidida del trabajador. Hay que reforzar Sunafil.

Esperó 8 meses para que Sunafil resuelva denuncia

En Arequipa, Guillermo Reinoso trabajó de manera informal durante 4 años en una cevichería. La empresa, dice, tenía dos planillas: una formal y la otra bajo la mesa, en donde figuraba Reinoso. En esta última a los trabajadores no les reconocían ningún derecho laboral.

Reinoso hizo la denuncia a Sunafil. Esta entidad se demoró ocho meses para atender su caso. Puso su denuncia en abril. Recién en noviembre le asignaron un inspector. Este inició un proceso y llamó a ambas partes.

Luego de presentar su caso y las pruebas respectivas, el inspector sacó un informe señalando que no se podía demostrar su vínculo, algo que para el denunciante se convirtió en una verdadera burla.