Sociedad

Arequipa: Primera aula antisísmica fue construida por la Universidad San Pablo

Ingenieros de casa de estudios desarrollaron tecnología a bajo costo. La aplicaron en un colegio ubicado en la zona de Villa Cerrillos del distrito de Cerro Colorado, en Arequipa.

La Republica
Estructuras. Fueron hechas con concreto armado y se colocan como cama debajo de la estructura para que se quede quieta.

Roberth Orihuela Q.

En un sismo de magnitud 7 en la escala de Richter, la mayoría de aulas del colegio San Juan Apóstol de la zona de Villa Cerrillos, en el distrito de Cerro Colorado, en Arequipa, podrían caerse; pero no la que construyó la Universidad Católica San Pablo (UCSP) con una moderna técnica antisísmica. Este ambiente fue inaugurado ayer y promete ser el más seguro en la región.

"En lugar de salir durante un sismo, lo más seguro será quedarse dentro", explica Enrique Simbort, director del Departamento de Ingeniería Civil de la casa de estudios superiores.

La tecnología usada fue desarrollada por ellos. Simbort explica que hoy existen módulos antisísmicos en todo el mundo. Los de última tecnología cuestan US$ 2 500 cada uno, lo que eleva el precio de una edificación hasta en 30%.

Sin embargo, los aisladores desarrollados por los ingenieros de la UCSP cuestan apenas S/ 500 y significarían un sobrecosto de 15% dependiendo de la altura del edificio, que puede ser de hasta tres pisos.

Se trata de una tecnología simple. Son estructuras hechas en concreto armado, esféricas. Se colocan bajo el piso de la estructura. Si ocurre el temblor, la edificación se mantiene quieta, como suspendida, mientras el suelo se mueve.

Para esta “super” aula del colegio San Juan Apóstol, se usó 25 aisladores para un área de 160 metros cuadrados. Su costo final fue de S/ 145 mil. La inversión fue asumida por la ONG Solidaridad en Marcha, que es la que tiene a cargo el colegio, bajo convenio con el Ministerio de Educación.

El aula antisísmica servirá para los estudiantes de inicial y los primeros años de primaria. Allí tienen juegos de estimulación para desarrollar su creatividad. Y por la seguridad de los aisladores, si ocurriera un movimiento telúrico, jamás lo sentirían.

La ONG Solidaridad en Marcha espera financiar más aulas del mismo tipo de acuerdo a los fondos que recauden, explicó su representante Víctor Ramos Herrera. Agregó que con la UCSP además se trabaja acompañamiento psicológico y pedagógico para mejorar la calidad de vida de los 700 estudiantes de los tres niveles del colegio.