Dos testigos de un asesinato murieron de manera extraña en Arequipa

Uno de ellos fue encontrado muerto en un canal el último miércoles, era testigo clave para resolver el asesinato de un varón ocurrido el 2018. La necropsia al cadáver del testigo arrojó que murió por asfixia por sumersión.

La Republica
Uno de los testigos de asesinato fue encontrado muerto el último miércoles en un canal de regadío.

Arequipa. Después del crimen no resuelto del ingeniero Luis Ángel Zeballos Laura (31), registrado el 5 de febrero del 2018, han ocurrido dos muertes muy extrañas para los familiares del profesional.

Se trata de dos testigos que debían ampliar su declaración para llegar a la verdad, pero ahora se ve lejana la justicia.

PUEDES VER: Arequipa: Libres dirigentes acusados de extorsión

Desde el inicio de la investigación hubo irregularidades para Nicolás Zeballos, padre del joven asesinado. El 2018, cuando hallaron a la víctima, su cuerpo estaba de cabeza en un hueco con un zapato en las manos y el otra cerca al cadáver. “Sin embargo, la Policía del distrito de Sachaca y Homicidios dijeron que se cayó. Eso es una vergüenza”, dijo Nicolás.

La necropsia señaló que fue estrangulado, y recién entonces las autoridades iniciaron la investigación. De esa manera dieron con “Totocayo” y César Ccana Valeriano, testigos claves del hecho, pero que ahora están muertos.

El primero fue arrollado meses atrás en el grifo de Alto de Amados de Sachaca, por un auto blanco que fugó. Nunca se supo quién lo atropelló.

Mientras que el último miércoles, en un canal de regadío de Villa El Triunfo de Sachaca; Ccana, o más conocido como “Perro”, fue hallado muerto. La necropsia arrojó que murió por asfixia por sumersión.

Para don Nicolás Zeballos, el varón estaba amenazado y cree que su muerte no fue accidental.

PUEDES VER: En Arequipa 178 personas fallecieron en accidentes de tránsito durante el 2019

Esperan justicia

En febrero próximo se cumplirán dos años que Nicolás Zeballos y su familia esperan justicia por la muerte de su hijo. Ellos quejaron al agente de Homicidios que inició “mal” la investigación y ahora esperan que los nuevos encargados hagan bien su trabajo. Hay tres sospechosos en el crimen, entre ellos su expareja.