Despedida. Familiares y amigos de la pareja de comerciantes llegaron a su vivienda de Río Seco para darle el último adiós.
Despedida. Familiares y amigos de la pareja de comerciantes llegaron a su vivienda de Río Seco para darle el último adiós.

Núcleos familiares destruidos por bus que dejó 19 muertos

Los une la fatalidad. Adolescente de 17 años, que permanece herido en el Hospital Regional, perdió a sus padres dedicados al comercio de paltas y a su hermana cosmetóloga. En tanto agente policial que laboraba en la Oficina de Inteligencia de la Tercera Región Policial falleció junto a su menor hijo de seis años de edad.

La República
14 Nov 2019 | 8:05 h

La Libertad. Lo que debió ser fiesta y alegría para las familias de 19 personas que acudieron a las celebraciones de la fiesta patronal para conmemorar a la Virgen del Carmen, protectora del pueblo de Callancas, distrito de Charat (Otuzco), terminó en tragedia, luego que el bus que los traía a Trujillo se despistara y terminara en el fondo de un precipicio de más de 300 metros.

Una de esas familias es del comerciante mayorista de paltas, Américo Eliseo Varas Benavides, quien falleció junto a su esposa Santos Lelis Meregildo Martínez y su hija Evelin Jesús Varas Meregildo, mientras que su hijo Juan (17) se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Regional.

PUEDES VER Bus cae a abismo y deja 19 muertos en Otuzco

Los cuerpos de los tres fallecidos yacen velándose en su vivienda situada en la cuadra 9 de la calle Wiracocha, del sector Río Seco, del distrito El Porvenir.

El empresario era natural del caserío de Callancas y desde hace 20 años lleva con mucha ilusión a su familia para festejar la fiesta patronal de su pueblo.

Américo Varas era una persona invidente, por lo que su esposa Santos Meregildo se había convertido en sus ojos y guía.

Padecía una penosa enfermedad que se había complicado con sus riñones y tenía que regresar el día del accidente para que le practiquen un tratamiento de diálisis.

La hermana de la fallecida, Nelly Meregildo Martínez, nos informó que antes de salir ellos se comunicaron para indicarle que ya iban a viajar y estaban bailando en la plaza de armas con la banda de músicos de Huaranchal.

Fue como un baldazo de agua fría cuando nos llegó la noticia de que habían fallecido. Pobre mi sobrino, se quedó sin padre, madre y hermana, nos comenta entre sollozos.

Otra de las familias que quedó destruida es la de la suboficial de Primera de la PNP, Sheyla Amaya Rodríguez, quien junto a su hijo Aharon (6) murió en el accidente, mientras que su hija Valeria permanece en observación en el Hospital Regional.

Los restos de la joven madre y de su hijo se encuentran velando en la vivienda de una vecina de la Mz. J de la urbanización Los Jazmines.

Sus vecinos la recuerdan como una persona preocupada por la seguridad de las niñas de su sector, pues no le gustaba que los hombres las molesten, siempre las defendía.

La policía tenía once años de servicio, estaba laborando en la Oficina de Inteligencia de la Tercera Región Policial de La Libertad, se encontraba de vacaciones desde el 1 de noviembre y había ido a visitar a sus familiares por motivo de la fiesta patronal.

Según su padre, Marcelino Mario Amaya Gurreonero (60), su hija estaba de vacaciones y había viajado a Callancas para disfrutar de la fiesta patronal junto a su hermana e hijos.

“El último día Sheyla bailó duro con su hijo como para despedirse, recuerdo sus últimas palabras antes de viajar, me dijo: ‘Papá, pronto usted va a recibir dinero’. Yo me sonreí y hoy creo que ese dinero es de las ayudas de amigos y familiares que me están apoyando para el sepelio de mis seres queridos”, narró.

Explicó los momentos duros que le tocó vivir después de llegar al lugar del accidente para buscar a sus hijas y nietos que viajaban en el bus.

Relató que bajó la pendiente y encontró el cuerpo de su nieto Aharon, a seis metros del bus, estaba muerto y luego ingresó a la carrocería del carro para buscar el cuerpo de su hija. Estaba sin vida.

Fue penoso para mí y mi esposa buscar entre los fierros retorcidos a mis seres queridos. Los rescatistas me informaron que mi otra hija Kasandra y mi nieta Valeria habían sido evacuadas al hospital, contó.

Video Recomendado