Machismo y pocas luces

“El problema, en realidad, no son ellos y sus medios, es todo lo que está detrás de ellos: un sistema que se niega a morir”

Gabriela Wiener
01 Nov 2019 | 6:39 h

Hay un señor de pocas luces que “da pena y risa”, como escribió Claudia Cisneros hace unos días. Pero él no es el problema. Él y otros como él solo son tontos útiles del doble rasero misógino y homofóbico en la prensa. Sus ideas son tan decrépitas que no se levantan ni con viagra y aun así los publican. El problema no son ellos, son sus amigos, que a diferencia de los mindundis como ese que atacan mujeres a destajo, sí tienen poder y por eso les regalan tribunas para que digan lo que ellos disimulan. ¿Qué tienen en la cabeza? ¿En serio piensan que así sus medios no perderán credibilidad?

El problema son los medios. Qué mal cálculo publicar a señores que vuelcan su impotencia y ansias de figuración denigrando columnistas, a Claudia, a Rocío, a mí, como si estuvieran en un bar de machotes gritando ante sus contertulios que las feministas son feas y lesbianas, mientras escupen cerveza y pedazos de comida. Con la excusa de la libertad de expresión y de acoger opiniones discrepantes, siguen normalizando discursos discriminadores y dándole espacio al machismo puro y duro. Nadie nos ha pedido perdón por ello, nadie ha rectificado.

El problema, en realidad, no son ellos y sus medios, es todo lo que está detrás de ellos: un sistema que se niega a morir. Me refiero a que ninguna persona consciente escribiría: “si los hombres matasen a las mujeres porque son mujeres ya todas estarían muertas”, creyendo que es gracioso. Tampoco la publicaría. Y eso es lo que ha ocurrido. También se ha negado la violencia de género en esas páginas. Y no he visto a sus periodistas identificados en la lucha contra el machismo indignándose. No solo ha quedado impune, sino que se reincide. Esta es la violencia que han decidido amplificar los medios progresistas y también debería ser tu problema.

Video Recomendado

Lazy loaded component