Iterando al Estado peruano

“Aunque parezca muy sofisticado, puedo garantizar que el Estado sí puede mejorar vía iteración".

Maite Vizcarra
30 Sep 2019 | 2:14 h

La innovación tiene procesos, códigos y prácticas. Dentro de las prácticas se encuentra la llamada “iteración”, es decir, una secuencia de repeticiones que nos llevan a mejorar la etapa anterior y a lograr un objetivo. Detrás de una iteración, está el proceso de aprendizaje vía “ensayo y error”. Eso implica que eventualmente vamos a fallar, que habrá ajustes y que la resultante será mejor que la anterior. Porque lo vital de la iteración es el aprendizaje que se produce en el proceso. Lo vital son las “lecciones aprendidas” que se compartirán. Se puede iterar en diversos ámbitos. Nuestra vida misma puede ser una secuencia de iteraciones, hasta lograr ser la versión que nos propongamos -confesión personal, mi vida es una iteración cíclica-. Entonces, ¿por qué el Estado peruano no podría iterar? Aunque parezca muy sofisticado, puedo garantizar que el Estado sí puede mejorar vía iteración. El medio para llevar a cabo esas iteraciones con foco en el ciudadano, son los llamados “Laboratorios de Gobierno”. El mejor caso internacional que conozco es el “MindLab” de Dinamarca. Y en la región, Chile viene desplegando cosas interesantes a través del suyo. En el año 2012 la Presidencia del Consejo de Ministros me pidió que comparta mi relación con el “MindLab” y entonces sugerí la creación de un “Laboratorio Perú”. No sé si me hicieron caso, pero si leen este artículo conviene que revisen lo que charlamos esa vez. El contexto actual de incertidumbre es útil para empezar a iterar.

Video Recomendado