JOAQUIN ANTONIO CASTAÑON.
GANADOR DE EN EXTEMIN CON EL PROYECTO DE BOLSAS RECICLABLES HECHAS CON ALMIDON  DE LA CASCARA DE PAPA
JOAQUIN ANTONIO CASTAÑON. GANADOR DE EN EXTEMIN CON EL PROYECTO DE BOLSAS RECICLABLES HECHAS CON ALMIDON DE LA CASCARA DE PAPA

Arequipa: Cáscara de papa para fabricar bolsas y sustituir al plástico

Galardonados. Investigadores arequipeños experimentan con residuos del tubérculo. Las bolsas con este material pueden degradarse en 24 hrs, en cambio el plástico en 150 años.

La República
22 Sep 2019 | 8:38 h

Fiorella Montaño Pastrana

No es fácil dejar la bolsita de plástico, declarada proscrita en los malls y universidades por la contaminación que provoca en los ecosistemas del planeta.

La solución a esta demanda podría hallarse en los residuos de pollerías y del mercado. Así lo vislumbraron Joaquín Castañon y su equipo, cuando pensaron en la materia prima para su investigación. Hace tres años trabajan en el proyecto. Un agrónomo del equipo les sugirió el almidón de papa, por su capacidad de formar una matriz polimérica.

PUEDES VER: La vieja picantería arequipeña y la clave de su sabor

Pensaron que el experimento con el tubérculo obligaría a sembrar miles de hectáreas, algo realmente insulso. De ahí surgió la idea de usar los desechos. En Arequipa hay varios productores de papas fritas para pollerías. Hablaron con ellos para reciclar la cáscara.

Joaquín, exalumno de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de San Agustín (Unsa), contó que hace año y medio obtuvieron una mezcla óptima para formar láminas muy similares al plástico. La diferencia está en que este material a base de papa puede degradarse en 24 horas en el agua, mientras que el plástico demora 150 años.

Otra distinción es que la lámina también puede comerse. La demostración la realizó durante la 34 edición de Perumin, frente a un jurado que entregó a su proyecto el primer lugar del premio especial entregado por el Centro Internacional de la Papa (CIP). Joaquín participará de la Expo Beijin 2019, prevista en China.

Lo que espera el grupo de esta experiencia es obtener conocimiento para seguir mejorando el diseño de sus láminas. Un punto a desarrollar es que el producto deje de tener sabor, ya que, si desea ser empleado para el embalaje de productos, no es bueno que transfiera sabores.

Probaron las láminas empaquetando arándanos y quesos durante 30 días. Los productos se mantuvieron con sus características intactas. Resisten 1 kilo de peso.

Joaquín señala que el desarrollo del producto es importante por su impacto ambiental, pero también porque lo que cuestan las láminas de papa es más barato que las bolsas de papel que se emplean como sustitutos del plástico.

Hace un año se dedica de forma exclusiva a la experimentación. La idea es que, con más impulso, el resto de su equipo también pueda hacerlo. Su emprendimiento, denominado ‘Q’omer Innovaciones’, está conformado también por Christian Apaza, Claudio Jara Pérez, Elizabeth Medrano, Marcia Quequezana y Milagros Bustamante.

PUEDES VER: Los peligrosos componentes del cigarrillo electrónico

Centro Internacional de la Papa

Este proyecto fue reconocido por el Centro Internacional de la Papa (CIP), una institución que tiene como objetivo el desarrollo de investigaciones en tubérculos andinos.

La papa es el tercer cultivo alimenticio más importante del mundo en términos de consumo humano después del arroz y del trigo.

Hay variedades de papa como la poqya y qeqorani que pueden ser cultivadas para reducir la anemia, ya que contienen mucho hierro.

Video Recomendado