Lazy loaded image

Perú lidera la lucha mundial contra el tráfico de aletas de tiburón

En la última convención sobre especies amenazadas en Ginebra, se dispuso la protección del Tollo Diamante.

La República
20 Sep 2019 | 22:59 h

Las organizaciones criminales que se dedican al contrabando de aletas de tiburón de especies protegidas, y que utilizan el territorio peruano para intentar exportar la mercancía ilícita especialmente a China, han recibido contundentes golpes por parte de las autoridades nacionales

De acuerdo con el colombiano Juan Carlos Vásquez, responsable de asuntos jurídicos de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), Perú ha conseguido avances notables en enfrentar a los traficantes de aletas de tiburón, un preciado insumo de una sopa que en China alcanza el precio de hasta 200 dólares.

Debido a la experiencia que han adquirido las autoridades peruanas, incluso en la última cumbre de la CITES -la Conferencia de las Partes, en Ginebra, en agosto de este año-, el mayor acuerdo global sobre el comercio de vida silvestre, dos propuestas de nuestro país dirigidas a luchar contra el tráfico ilícito de tiburones, recibieron el respaldo del foro internacional.

“Perú es referente mundial en la lucha contra el tráfico ilegal de animales emblemáticos como la vicuña y también de algunas especies de madera. Ahora, está empezando la misma tarea en el mar, lo que resulta destacable”, refirió Vásquez

Desde hace dos años, Perú empezó a aumentar las incautaciones de aletas de tiburón de especies protegidas que ingresan de forma clandestina o con permisos dudosos al país. Los decomisos más cuantiosos han sido los provenientes de Ecuador, país de origen del mayor cargamento de aletas incautado por autoridades peruanas.

El experto internacional aludió al operativo que ejecutó la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat), en diciembre de 2018, en el puerto del Callao, y que logró intervenir 25 toneladas de aletas de tiburón que estaba lista para despacharse a China por un valor de US$ 630 mil.

GOLPE A LAS MAFIAS

“Este tipo de decomisos son muy importantes y resulta muy positivo que Aduanas esté involucrada. Cuando hay decomisos, quiere decir que hay mucha pesca irregular. Aunque esa no es necesariamente una buena noticia, por lo menos es bueno que las paren. Entonces, sí hay un mensaje disuasorio para los que están infringiendo la normativa. Este es un resultado de la inclusión de la especie en CITES”, expresó el colombiano Vásquez.

Precisamente, en la última cumbre del CITES, se incluyó en el sistema mundial de protección al tiburón que se conoce en el Perú como Tollo Diamante, lo que representa un importante avance para la conservación de esta especie cazada por su carne y sus aletas. La decisión implica que se comercializará el Tollo Diamante siempre que se demuestre que su pesca no representa una amenaza para su supervivencia.

Una de las propuestas que alentó el gobierno del Perú en el foto del CITES es que los 183 países miembros construyan un inventario de las aletas de tiburón de especies protegidas y que hayan sido obtenidas antes de la entrada en vigor de su inclusión en la CITES. Esta revisión permitirá conocer las reservas de cada país y se pondrá un límite a la emisión de certificados para su comercio internacional.

“La decisión entrará en vigor a fines de noviembre de este año, por lo que los países informarán sobre los stocks pre-convención que tienen para los tiburones incluidos en CITES. Probablemente nosotros vamos a considerar enviar una notificación a las partes pidiéndoles que nos informen sobre sus stocks”, indicó Vásquez.

La presencia de las aletas de tiburón de origen dudoso en el mercado nacional afecta a los exportadores locales, pero mucho más a los pescadores artesanales que extraen legalmente estas especies.

“El secreto está en involucrar a las comunidades. Porque hacer conservación contra las comunidades es jugar en contra. Hay que encontrar maneras de involucrar a las comunidades, a la pesca artesanal, y también al sector privado. Si hay un sector privado grande, tiene que venir a la mesa para trabajar juntos”, planteó Vásquez.

Perú es parte de la CITES desde su inicio, en 1975. Juan Carlos Vásquez recomienda una mayor inversión en ciencia para saber cuál es el estado de las poblaciones de flora y fauna; asimismo, definir bien el rol de las instituciones y su articulación y finalmente generar sistemas de información para verificar que se cumpla con la ley.

En la última cumbre de CITES se acordó proteger por primera vez a 18 especies marinas como el Tiburón Diamante y los peces Guitarra.

El experto Juan Carlos Vásquez cumple en el Perú con dirigir capacitaciones a autoridades públicas sobre los alcances del CITES, que cuenta con el apoyo de Oceana Perú, la mayor organización internacional dedicada a la protección de los océanos.

Video Recomendado

Lazy loaded component