Depresión es detonante para una conducta suicida

Factores. Psiquiatras resaltan la importancia de identificar cuadros depresivos a tiempo. Hasta abril de este año, 110 personas tomaron esa decisión trágica en el Perú.

La República
11 M09 2019 | 06:39h

Deysi Pari

Una mujer de 22 años dio veneno a su hija de cuatro y, luego, intentó suicidarse, ingiriendo la misma sustancia mezclada con una bebida.

El penoso caso ocurrió la tarde del lunes en Arequipa. Para los especialistas, este es un ejemplo del deterioro de la salud mental en el Perú.

Detrás de un suicidio, hay un trastorno mental, sostiene el psiquiatra José Alvarado Adco, director del centro de salud mental Moisés Heresi. Al menos, el 95% de los suicidas lo padecieron. Se trata, vale decir, de la depresión y el trastorno bipolar afectivo, caracterizado por cambios abruptos en el estado de ánimo. La persona pasa de la euforia a la tristeza.

PUEDES VER: Día Mundial de la Prevención del Suicidio: ¿Cómo ayudar a una persona en situación de crisis?

También se considera la esquizofrenia, trastorno de personalidad denominado “borderline”. Mediante este, el paciente siente un vacío en su vida y tiende a autolesionarse con cortes en los brazos.

En relación a la depresión, el psiquiatra Humberto Castillo indicó que el 80% de los suicidios la tiene como detonante. Lo grave es que la población no la identifica como un problema de salud mental.

El asesor del Ministerio de Salud y docente de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, Humberto Castillo, indicó que, por ello, es necesario tomar atención a la persona que presenta un cuadro depresivo, caracterizado por tristeza o irritabilidad profunda que se prolonga más de dos semanas, por alejarse de sus seres queridos y familiares, y por minimizar la vida.

PUEDES VER: Cambios repentinos de ánimo son signos de alerta a un posible suicidio

Cuando una persona pasa por una depresión, el profesional de salud mental que la trate debe identificar de forma obligatoria si hay un riesgo suicida, explicó José Alvarado.

Por ejemplo, si se le hacen preguntas sobre el sentido de su vida y este responde con indiferencia o que sería mejor cerrar los ojos y no despertar, es un indicativo de riesgo suicida y una emergencia psiquiátrica que requiere hospitalización. Esa persona, dice Alvarado, debe ser monitoreada las 24 horas del día e incluso medicada.

Bullying y factores genéticos

Hay otros factores que desencadenan este acto, como el bullying que sufren niños y adolescentes, riñas entre parejas o, incluso, una reprensión inadecuada por parte de los padres.

PUEDES VER: Condenan al hombre cuya hija desarrolló 2500 personalidades a raíz de abusos

El director del Moisés Heresi también apunta que hay factores genéticos. Hay personas que repiten la conducta adoptada por sus familiares, los que no encontraron otra salida más que la muerte por suicidio.

Alvarado advierte de que un acto como este no se realiza de manera intempestiva, sino que es intencionado. El paciente va planificando cómo hacerlo.

Por ello, es importante trabajar en la prevención. Los padres pueden identificar rasgos en sus hijos adolescentes, cuando han tenido un cambio de carácter, irritabilidad y tendencia a estar solos y no comunicarse.

Un punto importante es que las redes sociales se han convertido en factores de retraimiento social.

PUEDES VER: Arequipa: Consumo habitual de marihuana deteriora el cerebro

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año, en el mundo, 800 000 personas mueren por suicidio, lo que quiere decir que una persona muere cada 40 segundos a consecuencia de ello.

En el Perú, el promedio, en el año 2018, fue que una persona murió a diario por esta causa.

Infografía

Alvarado invocó a los padres de familia a llevar a sus hijos a los especialistas de salud, cuando perciban algunos de los síntomas antes descritos, y se quiten el estigma de que las enfermedades mentales causan vergüenza.

Video recomendado