Klavdj Sluban: “La cárcel fracasó, pero insistimos en hacer nuevas”

Encuentro. Klavdj Sluban es un fotógrafo francés de origen esloveno. En agosto pasado llegó a Arequipa para exhibir sus series fotográficas. La República le tomó la palabra.

La Republica
De visita. El francés estuvo en la Alianza Francesa y el centro Alfonso Ugarte

David Rivera Concha

La serie más impactante de Sluban la representan retratos a adolescentes en las cárceles. Con su cámara, plasma su realidad cotidiana y, además, enseña el arte de la fotografía, para que los internos aprendan a expresarse.

Durante su visita al Perú, hizo este trabajo también en los centros juveniles de Cusco, Arequipa y Maranga en Lima. En estos lugares de internamiento para jóvenes, encontró un mejor clima en comparación a Europa, donde predomina el desinterés hacia ellos.

PUEDES VER: Arequipa: Expediciones al volcán Misti

Tu trabajo fotográfico se ha concentrado sobre las prisiones para adolescentes, ¿por qué elegiste eso?

Siempre estuve interesado en la adolescencia, la encuentro como un periodo crucial en la vida. Es una etapa donde no solo el cuerpo cambia, también la mente. Lo que me gusta sobre los adolescentes es su rapidez y que son furiosos, no están asustados. Ellos hacen cosas sin pensar en las consecuencias, la razón por la que empecé la labor en las cárceles fue por ver esta gran cantidad de energía. Yo llego con mi cámara, tomo fotos, pero a la vez organizo workshops con ellos; les doy cámaras y fotografiamos en conjunto. Es increíble ver lo creativos que son, cuán buenas son sus fotografías.

¿Esto se conecta con la idea de Michel Foucault en Vigilar y Castigar, que define las prisiones como instituciones de control y aislamiento en una sociedad disciplinaria?

Por supuesto, es una gran referencia. Foucault analiza estas cárceles donde usaban el panóptico para ver a los prisioneros desde todos los ángulos. Era horrible. El prisionero no tenía ninguna privacidad. Las cárceles han existido por más de dos siglos. Es un sistema malo y fracasado, pero igual insistimos en mantenerlas y construir nuevas. En Francia ahora construyen reclusorios privados.

En tus fotos planteas una confrontación con el "otro", mirándolo en su radical otredad. ¿Cómo escapas de la mirada de hombre occidental?

Bueno, pondré a (Martín) Chambi como referencia. Ustedes tienen sus fotos en mente todo el tiempo, son como símbolos del Perú, pero ahora no se puede hacer lo que él hizo hace un siglo. No estoy interesado en personas vestidas con trajes folclóricos nacionales, porque la mayoría del tiempo es falso. Estoy más interesado en la gente que camina por las calles, en cómo se viste hoy, en la forma como se comporta. Solo logro captar esto caminando mucho y estando cerca a la gente. Uso el gran angular y, por supuesto, no uso zoom, así que debo estar cerca a las personas para así poder tocarlas con mi cámara.

Tu fotografía requiere ser leída. ¿Cómo se puede dar la lectura de una imagen en tiempos del selfie?

Es cierto que, por culpa del selfie, la mayoría del tiempo se va a estar de espaldas al objeto principal de la fotografía, es interesante ver que se da la espalda a lo que realmente debe ser visto. Yo uso una cámara análoga, para así no ver inmediatamente lo que hago. La parte más importante de mi trabajo fotográfico es la edición y la selección. Posteriormente, cuando llego a mi casa, miro las fotografías e intento entender lo que hice.

Cuéntanos sobre uno de tus maestros, el fotógrafo Henri Cartier Bresson, ¿cuánto te influyó?

Estoy más influido por Robert Frank, a quien conocí también y es realmente un hombre increíble. Él dijo: “Yo tomo la foto y escribo después del momento decisivo”. Es decir, cuando todo colapsa. Es mucho más emocionante, más sensitivo, mientras que Cartier Bresson es pura geometría.

¿Cuál es el camino que debe seguir un joven fotógrafo?

Empecé como un joven fotógrafo, no sabía cómo hacerlo, pero lo que sabía era tomar fotos todo el tiempo, nunca dejé de hacer fotos. Deben hacer series fotográficas que sean coherentes, que los representen, y mostrarlas a las personas.

¿Tú crees que es importante leer poesía, literatura, para la fotografía?

Lo que te inspire, para mí sí es inspirador y esencial, pero quizá para otras personas sea algo distinto. Debes conocer tu ambiente y conocer la fotografía por medio del corazón.

Lazy loaded component