Una tradición de Ricardo Palma hablaría sobre la beatificación de Santa Rosa.
Una tradición de Ricardo Palma hablaría sobre la beatificación de Santa Rosa.

¿Rosa de Lima fue santificada porque lluvia de rosas cayó sobre el papa?

Este 30 de agosto se conmemora a Santa Rosa, bautizada como Isabel Flores de Oliva. Con ese motivo, repasamos algunos de los mitos sobre la patrona de América y Filipinas.

La República
30 Ago 2019 | 14:48 h

Santa Rosa de Lima (1586-1617) es considerada “la primera flor de santidad en el Nuevo Mundo” por el Vaticano. En su día, es usual leer algunos mitos y leyendas sobre ella. Uno de los más difundidos, quizás, es que su canonización se debió a una lluvia de rosas que cayó sobre el papa Clemente X. Incluso, existen versiones que aseguran que ese fue su primer ‘milagro’.

Sin embargo, el proceso para conseguir la canonización fue largo. Después de él, a Rosa el Vaticano le reconoció menos de diez milagros.

PUEDES VER Rosa de Lima, la santa que venció los prejuicios y ganó el cielo

Es Ricardo Palma quien recoge en sus Tradiciones tres historias sobre la laica criolla. En El Rosal de Rosa, el ‘bibliotecario mendigo’ narra la supuesta reacción de Clemente IX ante el pedido de beatificación de Isabel de Oliva. El religioso habría dicho: “¿Santa? ¿Y limeña? ¡Hum, hum! Tanto daría por una lluvia de rosas”. Y los pétalos cayeron sobre su mesa.

Fue beatificada por Clemente IX el 12 de febrero de 1668, 51 años después de su muerte, ocurrida el 24 de agosto de 1617, según el libro De América al cielo: santos, beatos, mártires y siervos de Dios, escrito por Miguel Angel Villa Roiz. Esto significa que la Iglesia reconoce su vida virtuosa. La beatificación necesita de un milagro, según ACI Prensa.

Rosa de Lima fue proclamada patrona principal de América en 1670 por el siguiente papa, Clemente X, según la bula Sacrosancti apostolatus cura citada por Juan Pablo II en su exhortación apostólica postsinodal Ecclesia in America.

Clemente X la canonizó un año después, en 1671. En dicho proceso de santificación son necesarios al menos dos milagros. Se toma en cuenta el que se presentó en el proceso de beatificación.

Aunque se le atribuyen cientos de milagros, a Isabel Flores de Oliva el Vaticano solo le reconoció nueve —cinco en Perú y cuatro en Italia—, de acuerdo al investigador Stephen Hart, autor del libro Santa Rosa de Lima, la evolución de una santa, tal como lo reveló en una entrevista en Canal N hace dos años.

“Lo que a mí me llamó la atención es que la mayoría de los milagros son casos de personas que estaban sufriendo, en ese momento, de la fiebre terciana, que es el paludismo. Y hay una conexión entre el paludismo y el mosquito”, indicó Stephen Hart en 2017.

Entrevista de Es tiempo de leer, Canal N (2017)

Los nueve milagros que se tomaron en cuenta son de curaciones a personas con problemas de salud, indica Somos en su artículo del 30 de agosto de este año. Ninguno hace referencia a una “lluvia de rosas” que según la tradición habría experimentado el papa Clemente IX.

Así, al no haber sido considerado dentro de los milagros para la canonización de Santa Rosa de Lima, se concluye que la lluvia de rosas es un factor dudoso en el proceso de santificación de la patrona de la Policía Nacional del Perú.

Santa Rosa de Lima

Otros mitos sobre Santa Rosa de Lima

Además de estas nueve curaciones, el sitio web oficial de Santa Rosa de Lima no reconoce que haya profetizado desastres “apocalípticos”. Solo considera como vaticinio la fundación del monasterio de Santa Catalina de Siena.

“En una ocasión, mientras cortaba rosas en su huerto en compañía de su hermano Hernando, las empezó a lanzar al aire. Las Flores,suspendidas en el espacio, formaron una cruz encerrada dentro de un círculo que representaba el nuevo monasterio y, la cruz, la observancia puntual y estrecha de la regla”, recoge Ramón Mujica Pinilla en Procesos iconológicos y políticos en torno a la Patrona de América. Esa es la narración del vaticinio reconocido por la Iglesia peruana.

Por otro lado, es falso que haya usado una corona de espinas. La santa limeña utilizó una vincha con tres hileras de 33 puntas que sirvió para sufrir el tormento de la carne.

Santa Rosa de Lima tampoco era analfabeta. La prueba es que tomaron sus escritos. La Inquisición de Lima “ordenó requisar entonces todos los papeles originales de Rosa, entre los cuales se encontraba su propia autobiografía, hoy extraviada”, se lee en El proceso de canonización de Santa Rosa, de Teodoro Hampe Martínez.

Video Recomendado