Beneficencia de Chiclayo interpondrá demanda de desalojo contra Geresa por deuda de alquiler

28 Ago 2019 | 8:46 h
Decisión. Tirado dice que deuda de Geresa es incalculable.
Decisión. Tirado dice que deuda de Geresa es incalculable.

Medida. Tras fallida conciliación, el gerente Óscar Tirado anuncia proceso judicial.

El gerente general de la Sociedad de Beneficencia de Chiclayo (SBCh), Óscar Tirado Gálvez, anunció que interpondrán una demanda de desalojo ante el Poder Judicial para recuperar el área donde funciona actualmente la Gerencia Regional de Salud (Geresa) de Lambayeque.

Tirado detalló que hasta la fecha los representantes de la Geresa no han mostrado disposición por iniciar un proceso de conciliación por la deuda de merced conductiva que llevan desde que suscribieron un convenio institucional en marzo de 1999.

“Se les notificó a los funcionarios para que iniciemos un proceso de conciliación, pero no hubo interés por asistir y llegar a un acuerdo. Esto fue a mediados del mes de julio. Hay que entender que tenemos una función social y nos debemos a la recaudación”, dijo.

PUEDES VER Jueza rechaza acusación de la Fiscalía contra PNP Elvis Miranda Rojas

Si bien en julio pasado la SBCh envió un documento a la Geresa para pedir la formalización contractual del inmueble por un plazo de 10 años con una renta mensual de S/10,462, esto no se llegó a concretar. Óscar Tirado precisó que la entidad anunció que no tenía presupuesto para solventar dichos gastos, por lo que pedía la donación de dicho terreno.

“No hay condiciones de ceder o intercambiar ningún terreno, pues mediante el pago de alquileres se sostienen los comedores populares, albergues, centros de salud y personas en situación de vulnerabilidad. La deuda de la Geresa es incalculable, pues superaría el millón de soles”, mencionó.

Previo a esta demanda, el funcionario indicó que se convocó por segunda vez a la Geresa para lograr un acuerdo por la deuda, sin embargo, el resultado no sería favorable.

En ese sentido, Tirado agregó que hasta la fecha se ejecutaron 9 demandas de desalojo y 15 procesos de conciliación con arrendatarios de sus terrenos. Los montos adeudados oscilaban en S/5 mil y S/20 mil.